Cultura

El CAF acoge una retrospectiva del guatemalteco Luis González Palma

  • La viceconsejera de Cultura, Marta Alonso, presentó esta muestra que se puede ver hasta junio

El Centro Andaluz de la Fotografía acoge hasta el 19 de junio la exposición Constelaciones de lo intangible, que reúne un total de 76 obras de Luis González Palma (Ciudad de Guatemala, 1957) y que presentó ayer en Almería la viceconsejera de Cultura, Marta Alonso. Producida por la Fundación Telefónica, la muestra incluye fotografías e instalaciones fotográficas elaboradas con una amplia variedad de técnicas, soportes y medidas y realizadas por el artista entre 1988 y 2015.

Alonso, que estuvo acompañada durante la inauguración por la directora de Colecciones y Exposiciones de la Fundación Telefónica, Laura Fernández, el comisario de la muestra, Alejandro Castellote, y el director del Centro Andaluz de Fotografía, Pablo Juliá, recordó que el Centro Andaluz de Fotografía, dependiente de la Consejería de Cultura, es "el único centro de titularidad pública de todo el país dedicado por entero a la fotografía" y que su objetivo pasa por "visualizar el trabajo de los creadores andaluces y poner a su alcance y al del público en general las últimas tendencias de la creación contemporánea, como es el caso de la obra de González Palma".

La retrospectiva del fotógrafo guatemalteco, que se expondrá en dos salas del Centro Andaluz de Fotografía, se adentra en su universo íntimo y sus obsesiones particulares, a la vez que muestra una experimentación formal que evoluciona de la fotografía a la tridimensionalidad en su obra. Un recorrido por sus imágenes a través de constelaciones temáticas que giran en torno a la mirada como poder; la identidad y la memoria del pueblo guatemalteco y la introspección y la intimidad de lo no visible y el progreso y modernización de las sociedades. Ésta es la primera itinerancia de la muestra, que pudo verse en el Espacio Fundación Telefónica entre el 11 de junio y el 18 de octubre de 2015.

En su primera etapa, que se desarrolla a finales de los años 80, el artista genera una propuesta que tiene como objetivo entender la diversidad étnica y cultural la-tente en su país, con constantes menciones a su historia, a los documentos generados por el poder colonial y a la memoria colectiva.

A través del rostro y la mirada, Palma explora con igual eficacia aspectos inmateriales como el trauma, la pérdida, el dolor o el silencio, todos ellos sentimientos derivados de la violencia vivida en Guatemala durante más de cinco siglos.

A partir de los años noventa, la obra de Luis González Palma abandona progresivamente el trabajo derivado del contexto sociopolítico dando paso a una reflexión mucho más introspectiva y personal. En sus obras de 2002 a 2012, asuntos como la intimidad, la incomunicación, la frustración de la pasión amorosa, la angustia y el deseo insatisfecho inundan su trabajo. En este momento, muchas de sus obras dejan de lado el retrato para centrarse en espacios y objetos que sugieren y evocan metáforas del mundo emocional del artista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios