Cultura

Cabaret Voltaire reedita la obra ‘Un pájaro quemado vivo’ de Agustín Gómez Arcos

  • La obra publicada en Francia en 1984 llegó a ser finalista del prestigioso Premio Goncourt

Agustín Gómez Arcos, nació en Enix pero hizo su carrera literaria en Francia. Agustín Gómez Arcos, nació en Enix pero hizo su carrera literaria en Francia.

Agustín Gómez Arcos, nació en Enix pero hizo su carrera literaria en Francia. / D.A.

La editorial Cabaret Voltaire acaba de publicar la obra Un pájaro quemado vivo del escritor almeriense, Agustín Gómez Arcos, fallecido hace ya 21 años. La editorial que ya ha publicado varios títulos del autor, presenta Un pájaro quemado vivo, publicada en 1984 y finalista del Premio Goncourt. En las librerías se podrá encontrar a partir de hoy.

La obra en su sinopsis apunta que “en el curso de los años, el piso principal de las Tres Palmeras se transformó en lugar de culto y campo de batalla. Allí, Paula Pinzón Martín venera la memoria de su madre muerta, la divina Celestina Martín, y los fetiches de la tiranía. Allí, evoca la guerra civil que su padre, el brigada Abel Pinzón, ganó contra los republicanos, pero sin haber sabido sacar frutos de la Victoria. En una ceremonia cruel e irrisoria, Paula se entregará al último combate de la memoria, una lucha monstruosa donde la realidad cuenta menos que los delirios de lo imaginario.

“Pocas veces he leído un libro que se deslizara tan fácil y tan inexorablemente desde la realidad al sueño, manteniendo al mismo tiempo la misma felicidad, el mismo calor de escritura, la misma sonrisa distante y fulminante” apuntaba André Brincourt en Le Figaro.

El prólogo de Un pájaro quemado vivo ha sido escrito por Antonio Duque, actor y amigo personal de Agustín Gómez Arcos. “Un pájaro quemado vivo es el retrato de una mujer víctima ciega de la sociedad: esa Paula avara y posesiva que por vengar su miseria se amputa de la fraternidad humana y se va secando poco a poco en su triste palacio”, sostiene en el prólogo.

“A pesar de su carácter reservado, incluso arisco a veces, no dejaba de alegrarse, y así al menos a mí me lo mostraba, al sentir el entusiasmo de sus lectores”, cuenta Duque en el prologo de la obra editada por Cabaret.

Agustín Gómez Arcos (Enix 1933-París 1998) nace en el seno de una familia republicana. A los 20 años, tras haber finalizado su bachillerato en Almería, se desplaza a Barcelona para estudiar derecho, pero pronto descubre que su vocación es la literatura y, su auténtica pasión, el teatro. A mediados de los años 50 se traslada a Madrid donde trabaja como actor, director de teatro y traductor.

Su labor de dramaturgo se ve premiada, en dos ocasiones, con el Premio Nacional Lope de Vega pero la censura prohíbe la representación de sus obras. Acosado por la dictadura, decide exiliarse: primero en Londres, luego, definitivamente, en París donde se instala en 1968, dedicándose, desde entonces, al género narrativo.

Gómez Arcos murió tras haber publicado 14 novelas en francés, haber sido galardonado con numerosos premios literarios y condecorado con la Orden de las Artes y las Letras francesas con grado de caballero (1985) y oficial (1995). Su obra forma parte del programa educativo de los liceos franceses. Murió, en suma, como un escritor prestigioso y, como tal, fue enterrado en el cementerio de Montmartre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios