Cultura

Cristina Gómez presenta una obra pictórica más emocional en Vera

  • La artista almeriense expone 29 obras, entre pinturas y grabados hasta el día 15 en el Convento de la Victoria de Vera

La artista Cristina Gómez Gómez está imparable. A tan solo unos meses de su primera exposición, vuelve a irrumpir en el panorama artístico con energías renovadas y una puesta en escena tan impactante y personal, que no deja indiferente a nadie. Expone hasta el día 15 en el Convento de la Victoria de Vera.

Esta joven virtuosa del pincel nació el 10 de abril de 1984 en Vera, comenzando a dibujar durante su niñez, momento desde el cual no ha dejado de perseguir su sueño, convertirse en una gran artista y desarrollar todo el potencial que lleva dentro.

Licenciada en 2007 en Bellas Artes por la Universidad de Granada Alonso Cano, esta artista se va forjando por la necesidad de expresar y experimentar con la creatividad, más allá del lenguaje que brindan las palabras, debiendo principalmente su influencia a la obra de artistas tan grandes y variados como Gustav Klim, Picasso, Andy Warhol, Santiago Ydáñez entre otros.

Confiesa que disfruta muchísimo usando soportes variados donde plasmar su talento, como la madera, la tela o el papel, usando técnicas tan dispares como el action painting o el temple, y una gran diversidad de materiales como la tinta china, el acrílico o una amplia gama de pigmentos, que armoniza a la perfección en cada uno de sus trabajos.

Cristina Gómez sostiene que tras realizar su primera exposición en solitario, ha experimentado un aumento de la confianza en sí misma. Como buena artista, siempre se está autocuestionando y está en continuo aprendizaje, evolucionando y desarrollándose tanto personal como artísticamente.

Su obra plasma con destreza la madurez artística y personal de esta joven almeriense, protagonizada por el tiempo ingobernable, su amor por la naturaleza y los sentimientos que solo trasmiten Los ojos del alma.

A su comienzo, Cristina Gómez prefirió un estilo combinado de figuración, realismo y una clara intención estética en busca de armonías idílicas. Ahora sorprende con un nuevo trabajo mucho más emocional y visceral. Comenta que su inspiración para trabajar depende mucho de su estado anímico, de los impetuosos pensamientos e ideas que la invaden y de las nuevas incertidumbres descubiertas y por descubrir que la llevan a reinventarse.

The Soul's Eyes (Los Ojos del Alma) recoge veintinueve obras gráfico-plásticas (pinturas y grabados) con un denominador común, la creación de un mundo que apela directamente a la emoción y a los sentimientos, y que enfrenta al espectador con sus propios sentidos. Algunos ya han definido el trabajo de Cristina Gómez como "pintura emocional que seduce".

La artista se sincera y desvela que en su trabajo siempre hay un componente de azar o, como ella lo llama, un control azaroso, y que las ideas van surgiendo como un elemento o punto de sorpresa, lo que hace de su pasión una empresa inmensamente emocionante. Su pintura, seca, revela emociones congeladas que cobran vida, y sus ojos penetran con dolor, tristeza, sosiego, agonía, ingenuidad y seducción en el alma del espectador. Es un reflejo fiel del alma de esta artista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios