Cultura

La Escuela de Hostelería recibe unos 60 libros de cocina de Pedro Berrogui

  • Los amigos del cocinero, que vivió en Almería, fallecido recientemente, recordaron su figura

Acto celebrado en la Escuela de Hostelería donde recibe el legado de libros de Pedro Berrogui. Acto celebrado en la Escuela de Hostelería donde recibe el legado de libros de Pedro Berrogui.

Acto celebrado en la Escuela de Hostelería donde recibe el legado de libros de Pedro Berrogui. / Javier Alonso

La Escuela de Hostelería ha recibido el legado de todos los libros de cocina y gastronomía del cocinero navarro-almeriense Pedro Berrogui, recientemente fallecido. Son más de sesenta libros, muchos de ellos de gran formato con fotografías. De todos los grandes como Arzak, Adriá, Juan Roca, Gastón Acurio, y de todas las cocinas clásicas y emergentes. También DVD sobre técnicas y productos. Un magnífico apoyo para estudiantes y profesores.

El director, José Vique, así lo resaltó y dijo que era el primer legado privado de libros que recibe la Escuela y animó a que otros profesionales o estudiosos hagan algo semejante.

Recientemente tuvo lugar la inauguración de esa sección de la biblioteca de la Escuela, con la colocación de una placa conmemorativa.

Algunos amigos se reunieron allí para dedicarle un recuerdo. Su amigo de la infancia, Roberto Goñi, socio también de Pedro en el Espronceda, glosó su afición, su formación en sitios como Akelarre (donde el segundo año que Pedro trabajó allí, incluyeron un plato suyo en la carta, hecho muy poco habitual).

Destacó su enorme afición, su estudio constante (su biblioteca legada lo prueba) y su obsesión por la calidad del producto.

Antonio Zapata y José Torrente comentaron su influencia en la restauración almeriense y su implicación en la cocina tradicional de la que hizo numerosas versiones a lo largo de sus veinte años en esta ciudad. A continuación la Escuela invitó a los medios de comunicación a una comida.

Pedro Berrogui Amatriain (Pamplona, 1951) trabajó y dirigió diversos restaurantes en Barcelona. Trabajó varios veranos en Akelarre (San Sebastián, 3 * Michelín). En 1998 se vino a Almería definitivamente; abrió su restaurante Iruña y posteriormente el Espronceda. Dirigió las cocinas de La Costa (tres años aproximadamente, entre 2005 y 2008) y también las de Torreluz Mediterráneo, Picasso y Hola Ola. En todas dejó su conocimiento profundo de las cocinas clásicas y actuales, la exigencia innegociable de la calidad y una gran capacidad de creación.

Murió el 10 de mayo de 2018, mientras preparaba su tercera temporada de verano en el restaurante Manduca de Mazarrón. Su compañera Luisa, maitre del mismo restaurante, mostró la carta que había preparado para la nueva temporada que se iniciaba el 12 de mayo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios