DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cultura

Exposición de Andrés García Ibáñez con la música de Beethoven como telón de fondo

  • El concejal Carlos Sánchez y el pintor inauguraron la muestra compuesta por 27 obras en el Espacio 2 del Museo de Arte

Carlos Sánchez, Andrés García Ibáñez y Juan Manuel Martín Robles en el Museo de Arte. Carlos Sánchez, Andrés García Ibáñez y Juan Manuel Martín Robles en el Museo de Arte.

Carlos Sánchez, Andrés García Ibáñez y Juan Manuel Martín Robles en el Museo de Arte.

Recuerda Andrés García Ibáñez cómo descubrió la música de Beethoven en su niñez de la mano de su abuelo materno, José Ibáñez, y ya la estudió en profundidad y sistemáticamente en su etapa universitaria. Fruto de esta relación emocional con el genio de Bonn es la exposición Variaciones plásticas en torno a Beethoven, producida expresamente por la Fundación de Arte Ibáñez Cosentino para el Espacio 2 del Museo de Arte de Almería con motivo del 250 aniversario del compositor universal.

El concejal de Promoción de la Ciudad, Carlos Sánchez, acompañado por el autor y el comisario y director del Museo, Juan Manuel Martín, inauguró el viernes la exposición, que se puede contemplar hasta el 22 de marzo. La muestra está compuesta por 27 obras, de las que 21 corresponden a la histórica serie Del corazón al corazón, óleos de medio y gran formato creados hace casi 25 años cuando Andrés García Ibáñez estaba estudiando Arquitectura, y 6 óleos forman parte de la serie La máscara de Beethoven, en este caso de pequeño formato, pintados en 2015 y en los que se inspira en dos mascarillas mortuorias de Beethoven en escayola pertenecientes a la colección particular del autor, que compró en Alemania, tras visitar la casa natal del compositor. “Coloqué las máscaras junto a unas rosas, que por la mañana se habían secado y se creó un simbolismo que me inspiró a esta segunda serie”, explica Andrés García Ibáñez.

El pintor explica, en un texto que se puede leer en las paredes del Espacio 2, que, “con Beethoven me pasa como con Goya. En ellos está el origen del mundo artístico contemporáneo. Viven el final del antiguo régimen y el nacimiento del mundo contemporáneo. El cambio se experimenta por la Revolución. No son románticos, son hijos de la Ilustración y por evolución lógica, revolucionarios. En ellos está todo el drama de la condición humana, sin maquillajes, contado de forma universal”.

Y completa esta frase, en la inauguración, aseverando que “Beethoven es el autor más significativo de la cultura del individuo en Europa de todos los tiempos”.

García aborda su relación pictórica con Beethoven no como una traslación de su música, sino como la emoción que le produce escucharla. El autor lo explica perfectamente en esta reflexión. “Es una interpretación subjetiva de su música. Nunca pretendí trasladar ni la grandeza ni la literalidad de lo que pueda sugerir la música de Beethoven. No es una traslación en imágenes del valor de su música, sino que es una afinidad emocional, es decir, tuve la suerte de ir descubriendo a Beethoven en mis años de universidad, y esos son los años en los que la persona se hace y en esa época estuve vorazmente escuchando la obra de Beethoven”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios