Cultura

Exposición retrospectiva de Nicholas Nixon en el CAF

  • La muestra llega al Centro Andaluz de la Fotografía en colaboración con la Fundación Mapfre

Imagen de las Hermanas Brown fotografiadas por Nixon. Imagen de las Hermanas Brown fotografiadas por Nixon.

Imagen de las Hermanas Brown fotografiadas por Nixon. / nicholas nixon

El Centro Andaluz de la Fotografía en colaboración con la Fundación Mapfre presenta la primera exposición retrospectiva de la obra del fotógrafo norteamericano Nicholas Nixon (Detroit, Míchigan, 1947), la mayor realizada hasta la fecha (1974-2017), con más de doscientas fotografías.

En ella se puede encontrar un hilo conductor claro, un mundo propio que no tiene límites y una extraordinaria capacidad para reinventarse que lleva desde las frías vistas de Nueva York o Boston de los años setenta, que formaron parte de una de las exposiciones más importantes del siglo anterior (New Topographics), hasta la conocidísima serie de Las hermanas Brown, sin duda una de las reflexiones más certeras sobre el paso del tiempo en la historia de la fotografía que se extiende durante toda su carrera.

Organizado de manera cronológica y agrupado en las principales series que ha desarrollado, este amplio recorrido que se propone es también un autorretrato de Nicholas Nixon, quien con su obra muestra la certidumbre de saber lo que es fundamental, valioso y real en nuestras vidas.

Nicholas Nixon (Detroit, Míchigan, 1947) ha ocupado un lugar destacado y singular en la historia de la fotografía de las últimas décadas. Centrado sobre todo en el retrato, y con un claro interés por las posibilidades descriptivas de la cámara, su obra revela una tensión entre lo visible, el contenido (de una extraordinaria claridad y habilidad compositiva), y lo invisible, los pensamientos e inquietudes que afloran en sus imágenes.

La fotografía de Nixon trata justamente de lo que no se puede ver: el amor, la pasión, la felicidad, el dolor, la intimidad, el paso del tiempo, la soledad; aquellos momentos fugaces, únicos y evocadores que este arte retiene como ningún otro. Una fotografía, al fin y al cabo, no es más que un trozo de papel, pero la imagen fotográfica puede convertirlo en un momento de verdad y belleza. La principal virtud de Nixon es hacernos pensar; gracias a su capacidad para transmitir emociones, su obra alcanza un valor universal que se aleja de los discursos estereotipados y se adentra en la misteriosa profundidad del alma humana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios