Cultura

Las letras se visten de luto con la muerte de Julio Alfredo Egea

  • El pasado mes de agosto el poeta de Chiriviel cumplió 92 años

Julio Alfredo Egea, en una imagen de 2017 Julio Alfredo Egea, en una imagen de 2017

Julio Alfredo Egea, en una imagen de 2017 / Javier Alonso (Almería)

"Mi poesía nace de los asombros, de tener curiosidad por la vida, es como una especie de traducción de los asombros. Desde la niñez van quedando anécdotas que luego están detrás de cada poema. La poesía es una oferta de sugerencias, aunque tenga por base una serie de vivencias", así definía su producción literaria el poeta Julio Alfredo Egea, fallecido ayer a los 92 años en Granada.

"Mi poesía es paralela a mi vida y por lo tanto mis raíces son fundamentales. La poesía aparte de ser un testimonio de la época en que te ha tocado vivir, también debe tener una permanencia en el tiempo", decía Egea en una entrevista hace dos años. Y es que Julio Alfredo Egea era algo más que un poeta.

Julio Alfredo Egea había nacido en el municipio almeriense de Chirivel, el 4 de agosto de 1926. Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada, no ejerció en nada relacionado con esta carrera, llevando en su pueblo natal negocios ganaderos para ayudarse a vivir y poder dedicar la mayoría de su tiempo a escribir, leer y viajar por el mundo.

A lo largo de la vida visitó numerosos países, asistió a congresos y dio lecturas de sus poemas por numerosas ciudades de España, Argentina y norte de Portugal. En los años cuarenta su familia se traslada a Granada, y desde esa década toma parte en los movimientos literarios de esta ciudad, siendo fundador y redactor jefe de la revista Sendas, que en 1946 publicó un número monográfico dedicado a Federico García Lorca, siendo el primer homenaje escrito que se hizo en España al poeta granadino.

En la siguiente década pertenece al grupo Versos al aire libre, quedando incluido entre los poetas de Granada que forman parte de la generación llamada "de los 50", (Elena Martín Vivaldi, José Carlos Gallardo, Rafael Guillén), publicando sus primeros libros en la colección Veleta al Sur, que surgió de aquel movimiento.

Siempre vivió entre Chirivel, Granada, y Almería capital, en donde realizaba gran parte de su labor literaria. Parte de su obra literaria, se incluyó en libros y estuvo repartida por periódicos o revistas especializadas de España y América.

El Instituto de Estudios Almerienses en su afán de contribuir a reunir toda la obra del poeta de Chirivel lanzó cuatro volúmenes donde se incluía la poesía, la prosa y la correspondencia de Egea. Sin duda, una obra que ahora adquiere mucho más protagonismo puesto que cualquier persona que quiera conocer la producción de Julio Alfredo Egea tendrá en estos cuatro volúmenes una gran fuente de consulta.

En el año 2014, Julio Alfredo Egea, dona el conjunto de su legado documental a la Biblioteca de Andalucía. Su archivo personal, reunido a lo largo de su larga trayectoria literaria, constaba de manuscritos originales de sus obras, correspondencia con escritores y otros documentos.

En el año 2016, Diario de Almería con motivo de la gala de su noveno aniversario entrega uno de sus premios al poeta de Chirivel que se mostró muy emocionado por la distinción.

El Círculo Julio Alfredo Egea subrayaba ayer que "Todo el dolor y la inmensa desolación que sentimos, en el vuelo del poeta Julio Alfredo Egea, ha de volverse acción fascinante para la difusión de su Poesía, entre quienes valoran la palabra noble, con luz propia.

"Sus personas amigas, escritoras, lectoras, extendidas por el paisaje amplio de sus versos, sobre su propia respiración, expresamos nuestra decisión y compromiso de sintonizar con su obra y su figura humanísima y ética, como en fervor y justicia poética (sin vacíos ni silencios) le corresponde", sostenían.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios