Cultura

Gran velada de flamenco y jazz de Josemi Carmona y Diego Cruz en la Jaima

  • Entre los espectadores estaba Tomatito y Luis Barbería

La noche acompañaba fresca, dentro de lo fresca que puede ser una noche de agosto en Almería, con una leve brisa que subía del cercano mediterráneo y una luna que alumbraba lo justo. En la Jaima de Costacabana, estaba Diego Cruz y María Miras, organizadora del evento, y luego llegó Juan El Camborio, que acudía también como espectador del espectáculo que se iba a dar esa noche.

Esa noche, el guitarrista Josemi Carmona (uno de los miembros de Ketama) y el cantante almeriense Diego Cruz iban a tocar juntos. Cuando músicos de gran calidad coinciden en un escenario, nada malo puede salir de ahí.

Y la jaima llena a reventar. Nadie quería perderse el encuentro.

Junto a lo flamenco de la guitarra de Carmona y al soul que la garganta de Diego Cruz lleva prácticamente tatuado, estaba también la sabiduría y el virtuosismo del guitarrista almeriense, pero universal ya, Paco Rivas, que realizó la importante labor de ser el nexo que hacía posible la unión entre esos dos mundos que son, por un lado , el flamenco, y por otro el jazz, el blues y el soul.

Completándolo todo, y para que ritmo no faltase, el percusionista Moisés Santiago aportaba su cajón flamenco.

Se pudieron escuchar algunos de los temas clásicos del repertorio de Diego Cruz, como la versión aflamencada del famoso tema de Ellington Caravan, una intima y maravillosa Yesterday, a solas con la guitarra de Paco Rivas, un Georgia on my mind por bulerías y el clásico de Horace Silver Song for my father.

Por parte de Josemi Carmona, además de algún tema instrumental de factura propia, era natural recordar algunos temas de Ketama que tanta popularidad le han dado, así que en su guitarra y en la voz de Diego Cruz sonó en primer lugar el tema Problema.

Como espectador de lujo, José Fernández Torres Tomatito, seguía la jugada atentamente, y aunque él se limitó a disfrutar de la noche, su hijo, José Fernández, también, fue invitado a subir al escenario y dejó claro que la sangre del Tomate corre por sus venas.

Otro momento especial de la noche fue el dúo de guitarras entre Paco y Josemi tocando una versión de la emotiva El emigrante. Más adelante, y con la incorporación al escenario de otro de los fantásticos músicos que figuraban entre el público, el cubano Luis Barbería sonó Flor de lis.

Y finalmente, para interpretar el no menos famoso Se dejaba llevar, además de Barbería, fue también invitado otro miembro de la familia Carmona, Juan Carmona Camborio. Una noche maravillosa de música.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios