Cultura

Isabel María García Oller inaugura 'Surcando el cielo' en un hotel de Vera

  • La exposición reúne una serie de esculturas que han sido realizadas por la artista albojense

Si el arte es comunicación, si los sueños conectan nuestro yo más profundo con el medio y sus circunstancias, si la escultura es, también, un surtidor de emociones, Isabel María García Oller ha cumplido sobradamente todas las expectativas que cabría aguardar el público asistente a la inauguración de la exposición de su más reciente obra en mármol, caliza y terracota en el Hall principal del Hotel Valle del Este, en Vera.

Antonio Torralbo, director del hotel, expresó su ofrecimiento personal y el de Valle del Este para contribuir a la difusión y promoción de los artistas y del arte generado en nuestra tierra, y formuló su compromiso a continuar con esta labor, iniciada ya durante el pasado verano de 2012 con una exposición en la que más de veinte artistas de la comarca rindieron su particular homenaje a Marilyn Monroe con motivo del 50 aniversario de su muerte.

El presidente de la asociación cultural Argaria, organizadora de la exposición, Javier Irigaray, recogió el ofrecimiento de Torralbo, "la cita con el arte en el Hotel Valle del Este, lleva camino de convertirse en todo un clásico en el agosto de Vera y de todo el Levante".

Introdujo a la autora de la muestra, Isabel María García Oller, repasó el extenso currículo de esta albojense Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Granada, no obstante su juventud, el delicado lirismo y equilibrio de las formas de su obra y ese carácter que le ha llevado a ser profeta en su tierra, donde destaca el monumento al arriero que orna el centro de una de sus plazas o el monumento a la mujer, y a plantar su obra en recintos tan exclusivos como la catedral de Salamanca, cuyo obispado le encargó el grupo escultórico del panteón del Padre Cámara que preside una de sus capillas, con motivo del centenario de su muerte.

La escultora, Isabel María García Oller, habló de ese mundo de los sueños de los hombres que plasma en su muestra, "un mundo onírico, pero que trasciende del yo de los hombres para salir al exterior y manifestarse en todo su entorno, en el agua, en la tierra y, también, surcando el cielo, título de la exposición".

Así, las sirenas de esta gran escultura son seres alados que guían y llaman a nuestros deseos en todo momento y en todo lugar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios