Cultura

Julio Romero de Torres realizó en 1917 una pintura de Carmen de Burgos

  • La obra que está en poder de un coleccionista de Córdoba la representa el marchante almeriense José Manuel Marín · El cuadro muestra a la intelectual de perfil con un libro entreabierto en las manos

El marchante de arte almeriense José Manuel Marín dispone de una obra donde aparece Carmen de Burgos que fue pintada por Julio Romero de Torres en 1917. La obra de óleo y temple sobre lienzo lleva una dedicatoria donde se lee: 'A Colombine, con la admiración de J. Romero de Torres'. Precisamente, Marín considera que es una obra que puede interesar a la Administración puesto que se trata de un cuadro de 60x60 centímetros donde aparece la escritora Carmen de Burgos cuando tenía 50 años.

Esta pintura la eligió la propio escritora como portada de su libro Ellas y ellos o Ellas y ellos. Precisamente es una obra que apenas ha podido ser vista en exposiciones. De hecho, Colombine en la primera página de su libro hace la siguiente dedicatoria: "Al gran Julio Romero de Torres, que avaloró este libro con su pincel, en testimonio de afecto y de gratitud y admiración. Carmen de Burgos".

Julio Romero representa a la intelectual de perfil, con la mirada perdida y un libro entreabierto en las manos. Al fondo un paisaje de lomas donde tímidamente se asoma el mar. Colombine contaba con 50 años cuando posó para nuestro artista, pues había nacido en Almería el 10 de diciembre de 1867.

José Rico le dedicó un artículo en la revista Carteles de 6 de julio de 1930, ilustrado con el retrato que Julio Romero de Torres le regaló., titulado La voz de la mujer española: hablando con Carmen de Burgos. Colombine. "En la calma del retiro de su cuarto de trabajo estamos solo ella y yo. En un sillón frailero, ante una mesa rebosante de papeles en desorden, ella, en frente, bajo un magnifico retrato, ofrenda del pintor de almas Julio Romero de torres, yo", contaba.

Un acontecimiento clave en la vida de Colombine fue su encuentro con Ramón Gómez de la Serna. Los veinte años que aproximadamente duró su historia de amor, nacida de la complicidad y pasión por las letras fueron los más fecundos para ambos, como él mismo declara en su libro La sagrada cripta de Pombo. "Carmen de Burgos ha sido muy importante en mi vida y no tendrá olvido. Son ya quince años de una corroboración sencilla. Ella me ha alentado y se ha dado cuenta desde el principio, cuando la incomprensión arreciaba, de que era sencillo y bueno lo que le proponía".

"Ha habido entre nosotros una de esas diferencias de edad que los hombres generosos no tienen en cuenta y que la lámpara inteligente y bonancible equilibra y congrega en un círculo feliz. La certidumbre literaria tuvo el otro ingrediente de esa compañía de todos los días tan racional y con voz simpática. La emoción del tren literario de la tarde la sentíamos como refugiados en la casilla del guarda agujas literario", afirmaba Ramón Gómez de la Serna sobre Colombine.

Colombine y Ramón Gómez de la Serna veneraban a Julio Romero de Torres; el le dedicó la conferencia que pronunció en el Palacio de Cristal y Colombine escribió muchas páginas sobre los cuadros del pintor. Carmen de Burgos llegó a vivir, aunque brevemente puesto que muere en 1932, hechos históricos en España por los que tanto había luchado como la proclamación de la Segunda República, la concesión el voto a la mujer y la legalización del divorcio, de los que había hecho bandera. Estas batallas no las puedo conocer su gran amigo Julio Romero de Torres.

Una afectuosa carta de pésame dirigida a Enrique Romero de Torres, hermano del malogrado artista, es testigo del cariño que le profesaba al pintor. Esta carta proporciona un dato de importancia para el conocimiento de la producción de su obra, al dar a conocer que su hija sirvió de modelo para la cabeza de San Juan en unas de las versiones realizadas sobre el bíblico tema de Salomé. José Manuel Marín es la persona que representa al coleccionista que tiene esta gran obra.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios