Cultura

Manuel Martín Cuenca se trae a El Ejido su película 'Caníbal' rodada en Granada

  • La cinta que tantos elogios ha recibido en Toronto y San Sebastián se presentó anoche en los Multicines Copo El cineasta anunció ayer que ya tiene una historia en la cabeza para contar en su próxima película

El director Manuel Martín Cuenca presentó ayer en El Ejido su última y aclamada película Caníbal, tras los éxitos cosechados en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián donde se alzó con la Concha a la Mejor Fotografía y tras haber sido precandidata española al Óscar como mejor película.

La cinta, que se proyectó en la mañana de ayer en un pase reservado para los medios de comunicación, es una coproducción con Rumanía, Rusia y Francia, que está inspirada en una obra de Humberto Arenal y con un guión escrito por el propio Martín Cuenca y su amigo Alejandro Hernández.

Durante la presentación, el alcalde de El Ejido, Francisco Góngora incidió en la figura del director del que aseguró que "Manuel Martín Cuenca se sitúa entre los grandes directores del país, es un cineasta perfeccionista en sus trabajos y con estilo propio". El primer edil se mostró muy satisfecho de que tras su exitoso paso por San Sebastián y Toronto llegue a El Ejido "con esta obra de gran fuerza y sobre todo valentía. Una película, sin duda, arriesgada".

La película narra una apasionante historia de suspense protagonizada por Antonio de la Torre, junto a la actriz rumana Olimpia Melinte. El guión gira en torno a Carlos, el sastre más prestigioso de Granada, pero también un asesino en la sombra que se alimenta de carne humana de mujeres desconocidas.

El director Manuel Martín Cuenca mostró su alegría "por poder presentar en primicia en su pueblo la película antes del estreno, para mostrar el cine que a mi me gusta, el cine que está en las fronteras, como un vehículo para conmover . Es una película sobre la presencia del mal reflejada en la historia de un hombre que ejerce el mal de manera cotidiana, sin darse cuenta y sin ningún sentimiento de culpa".

Martín Cuenca también subrayó que hay "quienes dan discursos progresistas pero luego en su casa no lo son" y que los cineastas "también nos hemos rendido a la idea del mercado".

Cuenca defendió que para ejercer su oficio hay que "pringarse" y añadió que cree "en el compromiso y yo me he encontrado yendo a bancos a pedir dinero, avales, pidiéndole a mis amigos. Si me equivoco, me equivoco hasta el final. Soy un productor en metro, sin coche".

También alabó a su equipo en la película Caníbal y dijo que "no eres nadie como director sin el equipo que te rodea. Eres un capitán de barco y necesitas a tu tripulación y yo me dejo permeabilizar por toda la gente. Uno es lo inteligente que lo hacen sus colaboradores, los más tontos son los que se rodean de tontos, y yo intento siempre rodearme de los inteligentes aunque me cuestionen", subrayó.

El director, que nunca antes había presentado una película en su pueblo, explicó que el canibalismo en su último trabajo es "una excusa para hablar de la presencia del mal. Europa ha sido la cuna del nazismo y tenemos la desgracia de haber inventado los campos de exterminio y el totalitarismo más depredador", recordó el cineasta, que ademas afirmó que en ocasiones "quien ejerce el mal no es consciente de que lo hace, e incluso se siente víctima". Martín Cuenca ya piensa en su próximo proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios