Cultura

Ruta arqueológica por el antiguo castillo de Sorbas y las excavaciones de Mojácar la Vieja

La Ruta arqueológica fue un éxito ya que hubo personas que se quedaron fuera del aforo por falta de espacio. La Ruta arqueológica fue un éxito ya que hubo personas que se quedaron fuera del aforo por falta de espacio.

La Ruta arqueológica fue un éxito ya que hubo personas que se quedaron fuera del aforo por falta de espacio. / D.A.

La sociedad de Amigos de Sorbas y el laboratorio MEMOLab de la Universidad de Granada organizaron recientemente una visita arqueológica por la villa de Sorbas y Mojácar la Vieja de la mano del director de excavaciones, el profesor y arqueólogo José María Martín Civantos.

A la ruta asistieron 60 personas quedando inscritas en lista de espera 25 que no se admitieron más por falta de espacio, lo que demuestra el gran interés suscitado por el patrimonio y que estas actividades de difusión han de servir para concienciar y hacer que el patrimonio se convierta en una herramienta y un factor de desarrollo social, cultural y económico de la comarca.

En la Villa de Sorbas se conoció la historia geológica remontándose al mesiniense (hace 5,5 millones de años) cuando ocurrió la crisis de salinidad del mediterráneo desecándose el citado mar a la vez que se depositaron los yesos de Sorbas. Hace unos 100.000 años al encajamiento de las ramblas de Góchar y Uleila creó la fortaleza natural sobre la que se asienta Sorbas y el barranco del “Afa”, palabra de origen árabe que significa acantilado y da nombre a la revista cultural de Sorbas.

A través de la arqueología del paisaje se descubrieron elementos que pasan inadvertidos, como el antiguo camino de Vera a Almería, esculpido en la roca por el paso reiterado de las caballerías, restos de las antiguas canteras de sillares y el complejo hidráulico de la fuente de Los Caños con sus cimbras, sifones, acequias, abrevadero y lavadero muy próxima al molino de las Canales.

Lamentablemente la fuente lleva décadas sin agua debido a la falta de mantenimiento y la bajada de los niveles freáticos provocados por la sobreexplotación del acuífero del Río Aguas a causa de la proliferación de cultivos de olivar superintensivo en toda la comarca, más de 6 millones de olivos están robando el agua de los manantiales y fuentes de toda la comarca sin que la administración andaluza ponga en marcha de forma inmediata el aprobado plan de recuperación del acuífero.

Entraron en el pueblo por el Barrio de las Alfarerías donde se ubica la ermita de San Roque que data del siglo XVI. Desde la conocida “Puerta del Lugar”, único acceso a la villa de Sorbas hasta finales del siglo XIX, accedimos al recinto del castillo, fortaleza medieval casi desaparecida, de la que han sido descubiertos recientemente restos de algunos muros perimetrales.

En el solar del castillo se construyeron en la década de los 70 tres bloques de pisos que conforman el barrio del Castillo. Los restos descubiertos fueron comunicados por la Sociedad de Amigos de Sorbas a la Consejería de Cultura y al Ayuntamiento de Sorbas en el mes de mayo de 2019, siendo reconocidos por técnicos de la delegación de cultura y protegidos bajo la figura de protección BIC según la disposición adicional 2 de la Ley 16/1985.

Se haría necesario la restauración, consolidación y puesta en valor de estos restos integrándolos en las visitas a la localidad como un atractivo turístico más, ubicado además en uno de los miradores más espectaculares de Sorbas. Asimismo, sería deseable poner en marcha un plan de recuperación de los restos que aún se conservan en el subsuelo del recinto del castillo lo que permitiría recuperar un espacio único, de gran valor cultural, paisajístico y afectivo para todos los sorbeños.

Desde Sorbas el grupo se dirigió a visitar las excavaciones de Mojácar La Vieja. Este proyecto, financiado por el ayuntamiento de Mojácar, está sacando a la luz los restos de la antigua localidad, ocupada entre los siglos XII y XIII. Las intervenciones se han centrado por ahora en el castillo, que ocupaba toda la mitad superior del cerro organizado en dos recintos. El inferior forma un anillo a media ladera y se han podido identificar hasta 15 torres. Dos de ellas flanquean la puerta, que se abre con un doble recodo dando acceso a una calle y a las casas que se agolpaban antes del abandono de la localidad. En la parte superior se ha ido descubriendo un segundo recinto más pequeño, con dos grandes torres y dos aljibes y toda una serie de habitaciones al servicio de una pequeña guardia militar acuartelada en Mojácar. El yacimiento tiene un gran potencial arqueológico y patrimonial y el proyecto está teniendo una importante repercusión en la localidad y en toda la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios