Cultura

Sara Baras y su cuadro flamenco llevan 'La Pepa' hasta la Plaza Vieja

  • La bailaora gaditana cerró con su actuación el viernes el Festival de Danza de Almería

Cuatro gotas caídas en una noche de calor agobiante no pudieron con el impetu de Sara Baras. Una hora antes del inicio del espectáculo, los asistentes llenaban el recinto. Respondió bien la gente de Almería y los turistas, que también acudieron en gran número, no se movieron de sus sillas hasta que terminó el espectáculo.

Acompañada por un grupo de bailarines de técnica impecable, Sara Baras apareció tras una breve introducción con la que se abría La Pepa su nuevo espectáculo con la que está consiguiendo encandilar a los aficionados más exigentes de toda España.

La ola roja que describía su vestido, en cada movimiento, acompañada del ritmo de sus tacones, la voz flamenca y la guitarra española daba un aire mágico a un entorno que desde el primer momento agradeció con su silencio el esfuerzo del grupo de trabajo.

En un ir y venir de golpes de falda, con la tela al aire, dibujando surcos en cada latido, se mostraba la historia de la Cádiz de La Pepa, entre los años 1810 y 1812. Buena ambientación, con juego de títeres al fondo, quioscos, tenderetes en los que la dependienta también se unía con sus olés a la fiesta. Un abanico de colores para dar vida a una historia real y cierta.

La belleza de Cádiz, ciudad que la vio nacer, la importancia de saber que estaba a punto de comenzar algo histórico, el desastre bélico, las ganas de vivir, la sonrisa, esperanza, libertad… todo eso se respiraba en la Plaza Vieja.

Precisamente el escenario en que se llevó a cabo el espectáculo que, al mismo tiempo, servía para cerrar el III Festival de Danza de Almería, era muy adecuado por lo fantástico del entorno en que quedó envuelto el espectador. Estar al aire libre, sintiendo, respirando, unido a un gran montaje en el escenario eran el magnífico punto de partida para una noche que se tornaba inolvidable.

Sara Baras es, desde más de una década, uno de los referentes en la proyección de la cultura española fuera de nuestras fronteras. Su estilo, peculiar y desgarrador, ha sido analizado en diferentes ámbitos y ha contado con excelentes críticas del sector especializado.

Forma parte de la cultura del país, donde y ha escrito su nombre con letras de oro. Durante la presentación de este evento, la misma Sara Baras describió lo que los espectadores se iban a encontrar sobre las tablas haciendo referencia a que "La Pepa no es solamente un símbolo, sino que es sentimiento, actitud, una manera de sentir y una forma de ser. Es algo que se lleva por dentro, antes incluso del 19 de marzo de 1812, ya que nuestra Pepa ya estaba en aquellos que sufrieron, que murieron, y que lucharon por un mundo libre. Dicen que nuestra Pepa es la voz del pueblo en forma de mujer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios