José Ignacio Lapido. Músico

"En los años 80 hubo buenos grupos, pero también existió mucha morralla"

  • El artista granadino, conocido por haber liderado el grupo 091, actúa mañana jueves a partir de las nueve de la noche en el Teatro Apolo de la capital.

Llega a Almería para ofrecer un concierto en un lugar tan especial como el Teatro Apolo. El cantante y músico granadino actuará mañana jueves a las 21:00 horas en el Teatro Apolo.

-Imagino que la cercanía y la intimidad de un teatro cambian la forma de actuar del artista.

-Sí, por supuesto, el recinto influye. No es lo mismo tocar en una sala con la gente moviéndose y bebiendo que en un teatro donde el público está sentado y pendiente únicamente de lo que sucede en el escenario. Esta gira se planteó como algo distinto, y esa novedad incluía tres cambios con respecto a lo que suelo hacer normalmente en directo: cambiamos los recintos, cambiamos sustancialmente el repertorio y hemos cambiado el formato de la banda.

-Este concierto precisamente se tuvo que aplazar a tener un accidente uno de los componentes del grupo que le acompaña.

- Sí, como bien dices, el concierto debía haberse celebrado en junio pero Víctor Sánchez, mi guitarrista, tuvo un accidente y ha estado un par de meses fuera de combate. Lo que vamos a ofrecer, aparte de nuestro entusiasmo, es un repaso a temas que entraban dentro del concepto de gira que he comentado antes. Son temas, algunos de ellos, que no había tocado nunca en directo, otros que llevaban tiempo sin ser incluidos en los repertorios de las giras y otros que hemos adaptado al formato electro-acústico.

-Usted siempre ha sido un artista que ha tenido muy buena acogida en Almería. Muchos le recuerdan con su grupo 091.

-Es normal. Estuve 14 años con los Cero, desde su formación hasta su disolución en 1996. Han pasado ya muchos años de aquello y todavía me siguen preguntando. Para mí es un honor haber pertenecido a aquella banda. Todo lo que sé musicalmente hablando lo aprendí allí. Creo que fue un grupo que dejó huella, por sus canciones y por su actitud.

-Se han cumplido 30 años del nacimiento de 091. ¿Cómo recuerda aquella etapa con el grupo y sobre todo siendo un adolescente?

-No soy demasiado nostálgico. Aquello estuvo bien mientras duró, pero ahora toca hacer otras cosas. Cuando uno tiene 18 años, como era mi caso cuando empezaba, ve la vida y la música de otra manera muy diferente. Ahora soy más reflexivo y antes más impulsivo, pero me lo pasé bien haciendo lo que quería hacer, que era tocaren una banda de rock.

-Los que saben de música mantienen que los 80 fueron unos años magistrales en cuanto a la música en España y sobre todo por la proliferación de grupos que hicieron historia. ¿Usted tiene la misma opinión?

-Bueno… es cierto que salieron muchos grupos, pero de ahí a decir que todos eran buenos… también hubo mucha morralla, sobre todo los que seguían las directrices de una modernidad mal entendida que primaba la imagen al contenido. Yo me quedo con gente seria y con fundamento como Radio Futura, Ilegales, La Frontera, El Último de la Fila, La Granja, Los Negativos…

-¿Qué balance haría de su etapa como músico, porque empezó muy joven?

-Yo grabé mi primer disco, un single con un grupo anterior a 091 que se llamaba Aldar, en 1981. Antes de eso ya llevaba dos o tres años tocando de manera amateur con bandas de rock. Han pasado un montón de años, quizá demasiados. Nunca imaginé que tantos años después iba a seguir subiéndome a un escenario a tocar mis canciones. Me siento afortunado por ello, ya que la de músico es una profesión vocacional.

-En esta nueva etapa de 12 años en solitario, ¿cómo se ha sentido en el escenario?

-Bueno… cuando empecé mi carrera en solitario, en el año 1999, yo venía de haber sido guitarrista de una banda. Me tocaba ponerme delante del micrófono y ser el centro de atención. Al principio me costó adaptarme a esa nueva situación pero como bien dices, ya han pasado 12 años y ahora no me imagino subirme a un escenario si no es para cantar mis propias canciones.

-José Ignacio se siente mejor interpretando canciones o prefiere componerlas.

-Son cosas distintas y cada una tiene su encanto y sus dificultades. Si tengo que elegir me quedo con la faceta de compositor porque es donde no hay influencias externas. Uno al componer está solo con su guitarra y con un papel. No dependes de que el equipo se bueno o malo, de que la sala esté en condiciones, ¡ni de que haya fútbol en la tele a la hora del concierto! La libertad para la creación es total.

-¿Qué proyectos tiene para el futuro, en una etapa nada fácil para los creadores?

- Efectivamente, el futuro inmediato se vislumbra bastante oscuro para los músicos y para todo el sector cultural. Yo le voy a plantar cara a los malos tiempos de la única forma que puedo, que es trabajando. Estoy preparando un nuevo disco. En noviembre empiezo la grabación y me imagino que cuando salga, a principios de 2013, haré una gira de presentación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios