Cultura

El compositor Cristóbal Halffter estrena una obra dedicada al niño Gabriel Cruz

  • "Me impresionó tanto lo que pasó allí, la actitud de la madre, que me propuse escribir una obra para violoncello. Y lo hice en un día", dice

Cristóbal Halftter estrenó la obra el pasado día 8 en Villafranca del Bierzo en León. Cristóbal Halftter estrenó la obra el pasado día 8 en Villafranca del Bierzo en León.

Cristóbal Halftter estrenó la obra el pasado día 8 en Villafranca del Bierzo en León. / efe

El compositor Cristóbal Halffter, uno de los músicos de mayor reconocimiento mundial, quedó conmocionado, como el resto de los españoles, con la desaparición y muerte del pequeño Gabriel Cruz, El Pescaíto, el pasado marzo en Almería. Un suceso que le llevó a componer una obra en su memoria y que acaba de estrenar.

"Me impresionó tanto lo que pasó allí, la maravillosa actitud de la madre del niño, la lección de dignidad que dio para todos, que me dije: voy a escribirle una obra para violoncello. Y lo hice en un día", explica Halffter (Madrid, 1930), que estrenó mundialmente la obra el pasado día 8 en Villafranca del Bierzo (León), donde reside, y dentro del programa de conciertos Música en Villafranca.

Un programa donde se celebra un curso de composición, que dirige su hijo Pedro Halffter. "Cuando supe que venía un violonchelista excepcional, Iagoba Fanlo, pensé que quería hacer una obra dedicada al Pescaíto e incorporarla al curso, y que la interpretase él", añade el compositor y académico.

"Fue algo muy emocional y se llama Llanto por Pescaíto. Sonido para el nacimiento de un ángel- subraya Halffter- la compuse en una noche y lo que quería es 'con-sentir', cuyo estricto sentido es 'sentir con".

"Yo quería 'con-sentir'- con la madre del Pescaíto, sentir con ella lo que había pasado. Quería tener una comunicación sensible, a través del lenguaje musical, con un lenguaje severo, austero y siendo consciente de que se está haciendo música", añade uno de los grandes representantes de la música española de las últimas décadas.

Halffter, que en su trayectoria musical ha combinado elementos de la música tradicional española con técnicas de vanguardia, ya compuso un Adaggio, "muy dramático", cuando se produjo el atentado contra las Torres Gemelas (11-S) en septiembre de 2001.

"En ese momento -recalca- el Festival de Salzburgo y la Filarmónica de Viena me habían encargado una obra y pensaba hacer una obra festiva, un rondó, pero sucedieron los atentados de Nueva York, que para mí marcan verdaderamente el final de un tiempo, el final del siglo XIX o XX y comienza de verdad el XXI".

Tras el estreno de Llanto por Pescaíto. Sonidos para el nacimiento de un ángel, el compositor no sabe si la obra se presentará en otros escenarios.

"Depende de si hay violonchelistas a los que les guste interpretarla -recalca-. Creo que la obra ha gustado mucho. Se estrenó en la Iglesia de San Nicolás, y se hizo un silencio sonoro porque había muchas personas que estábamos sintiendo lo mismo, y eso pocas veces se da. Estábamos con-sintiendo con Iagoba, que estaba expresando el dolor de una madre y el horror de la muerte del niño".

Así, Halffter dice que cuando concluyó la pieza, que ya ha enviado a Patricia Ramírez, la madre del niño Gabriel, se quedó tranquilo y fue toda "una liberación". "Me sentí un poco como si me hubiera desahogado, porque muchas veces en una tragedia el llanto es una liberación y esto fue una especie de lloro a través de la música", sostiene.

Sin duda, un gesto fascinante el de este compositor universal recordando la figura de Gabriel Cruz.

El compositor añade otra emoción al estreno de esta pieza para violonchelo y es que es la primera vez que estrena una obra sin la presencia de su mujer, la pianista Marita Caro que falleció en diciembre de 2017.

"Sé que ella también estuvo allí escuchando la obra y que le gustó. Estuvimos 62 años casados, siempre unidos, y eso te da fuerza para seguir viviendo, aunque haya sido muy duro", concluye el compositor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios