Cultura

Una exposición en El Ejido muestra el arte milenario de las cuevas a través de pinturas y tallados

  • El Auditorio acoge hasta el 15 de enero esta interesante muestra de la prestigiosa artista cántabra Maximina Espeso

Julia Ibáñez y Maximina Espeso con alumnos del IES Santo Domingo Julia Ibáñez y Maximina Espeso con alumnos del IES Santo Domingo

Julia Ibáñez y Maximina Espeso con alumnos del IES Santo Domingo / Diario de Almería (El Ejido)

El hall del Auditorio acoge hasta el 15 de enero una interesante exposición que traslada al espectador a la prehistoria a través de pinturas y piezas talladas a mano que recrean con total exactitud escenas representadas por nuestros antepasados y que se configuran como todo un referente dentro del arte Rupestre Argelino, el Paleolítico Cántabro-francés, el esquemático levantino, así como paleolítico y neolítico almeriense.

La muestra, Arte en las Cuevas, llama especial la atención por los rojos y ocres con los que los hombres primitivos ponían sobre sus cuerpos y sobre las paredes de la cuevas, el color de la sangre y de la vida. En las obras, se recrea con exquisita precisión imágenes del Indalo, animales de la época como mamut o escenas de caza.

La concejala de Cultura, Julia Ibáñez, y la autora de la muestra, Maximina Espeso; junto a técnicos municipales, fueron los encargadas de inaugurar la exposición a la que asistieron alumnos del IES de Santo Domingo, que pudieron conocer de manos de la artista la elaboración y técnica empleada a la hora de elaborar cada una de las obras.

La edil municipal destacaba “la importancia de esta propuesta cultural que, sin duda, resultará muy enriquecedora y de la que aprenderemos mucho”. Ibáñez remarcó que “la exposición viene a completarse con el desarrollo de talleres didácticos que ayudan a ilustrarla y a que la comprendamos aún más”.

Maximina, por su parte, explicaba que “muchos artistas de hoy en día miramos el Arte Rupestre con admiración y en muchos casos, reconocemos en él la maestría de una obra de arte”. Según la autora, “he pintado y reaccionado frente a las pinturas rupestres porque me han conmovido profundamente y siento una enorme admiración por este arte. He sentido una conexión y resonancia con aquellos signos y figuras de nuestros antepasados que debemos poner en valor”.

Para la autora, “la exposición hunde sus raíces en nuestros orígenes y nos permite entender el origen, evolución y desarrollo del hombre”. “Las distintas manifestaciones de las artes prehistóricas tienen un valor incalculable y representan todo un referente en la historia del arte”, dijo.

Los alumnos recorrieron la muestra y posteriormente, participaron en un taller didáctico en el que los jóvenes tuvieron la oportunidad de tallar y elaborar sus propias piezas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios