Cultura

Una exposición en Granada recuerda al escultor almeriense, Juan Cristóbal

  • Medio centenar de obras del artista nacido en Ohanes se mostrarán en el Museo de Bellas Artes y la Fundación Rodríguez Acosta en Granada

Juan Cristóbal González Quesada, conocido artísticamente como Juan Cristóbal fue uno de los grandes escultores del siglo XX. Había nacido en 1896 en el pueblo almeriense de Ohanes, aunque siendo muy niño se marchó a Granada.

Precisamente, la ciudad de la Alhambra quiere rendir un gran homenaje a este artista organizando una gran exposición que se inaugurara en octubre bajo el titulo Juan Cristóbal, escultor (1896-1961). Se mostrará una selección de obras del artista en las salas de exposiciones el Museo de Bellas Artes de Granada, en el Palacio de Carlos V, en la Alhambra, y del cercano Carmen de la Fundación Rodríguez-Acosta, en la misma colina de la Alhambra.

Se reunirán unas sesenta esculturas, además de dibujos y piezas documentales. El núcleo de lo expuesto se ha seleccionado de la colección de la familia de Juan Cristóbal, concentrada en el palacio llamado del Condestable Álvaro de Luna, de Villena o del Marqués de Villena, en la localidad madrileña de Cadalso de los Vidrios, edificio monumental que el escultor adquirió en ruinas y restauró a lo largo de su vida. A esas piezas se añadirán otras muchas de diversa procedencia, pertenecientes a colecciones públicas o privadas.

La exposición reunirá obras del escultor y documentos sobre él, mostrando su trayectoria vital y artística. También se expondrán esas creaciones de otros artistas, siempre muy escogidas, como extraordinarias pinceladas representativas de los contextos culturales a los que perteneció, claro está que en número muy inferior: Benlliure, Clarà, Inurria, Julio Antonio u otros, desde el punto de vista de la formación o la evolución de un lenguaje; u Ortiz, La Serna u otros, desde el de la coincidencia estética o temática, o el de la amistad.

Desde este amplio punto de vista, se contemplarán igualmente figuras tan destacadas como Hermen Anglada-Camarasa, José María López Mezquita, Anselmo Miguel Nieto, Roberto Fernández Balbuena o, especialmente, Ignacio Zuloaga, gran amigo de Juan Cristóbal en el Madrid anterior y posterior a la guerra civil -amistad casi diaria en los años de la posguerra-, con quien compartió no pocos temas y modelos.

Juan González Quesada, Juan Cristóbal, nació en la villa alpujarreña de Ohanes, en la provincia de Almería, el 24 de mayo de 1896. Vivió desde niño en Granada, de donde era su madre. Tras la primera enseñanza, trabajó como botones del Centro Artístico, Literario y Científico de Granada. Allí inició su carrera emulando a los socios que asistían a clase de modelado.

A principios de la década de 1910 fue alumno de la Escuela Superior de Artes Industriales, luego de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos, de Granada. Pero su primer maestro, del que recibió una formación más específica, fue el escultor granadino Nicolás Prados Benítez.

Sus dotes no habían pasado desapercibidas en el Centro Artístico, donde celebró una primera y sencilla exposición. En particular, llamaron la atención del influyente político granadino Natalio Rivas, que se convirtió en eficaz protector suyo: procuró su marcha a Madrid en 1913, para ponerlo bajo el magisterio de Mariano Benlliure, y gestionó las pensiones del Ayuntamiento y la Diputación de Granada con las que costeó sus primeros años en la capital de España, donde viviría ya siempre.

Dedicado en exclusiva a la escultura, encontró su propio camino abandonando el pictoricismo decimonónico en el que se había formado y uniéndose a la corriente de depuración novecentista que capitaneaban Josep Clarà, Mateo Inurria y Julio Antonio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios