Cultura

Los hermanos Fernández, taxistas del cine en Almería, reciben un homenaje

  • Se descubrieron dos estrellas dedicadas a Diego y Juan Fernández Muñoz en el Bar Ambrosio

  • El homenaje fue organizado por el grupo de Amigos de Almería Western-Museo del Cine

Diego Fernández rodeado de sus familiares y amigos del cine en el Bar Ambrosio de Huércal de Almería, donde recibió un gran homenaje. Diego Fernández rodeado de sus familiares y amigos del cine en el Bar Ambrosio de Huércal de Almería, donde recibió un gran homenaje.

Diego Fernández rodeado de sus familiares y amigos del cine en el Bar Ambrosio de Huércal de Almería, donde recibió un gran homenaje. / fotos: diego Martínez

El Grupo de Amigos de Almería Western-Museo del Cine celebraron el pasado sábado un gran homenaje a los hermanos Diego y Juan Fernández, conocidos como los taxistas del cine, en el Bar Ambrosio en Huércal de Almería. Fue un acto muy emotivo donde se recordó la figura de Diego Fernández García, así como de su hijo Juan Fernández, ya fallecido y Diego Fernández, que hoy ya jubilado, es una de las personas que mejor conoce todas las localizaciones de cine en la provincia de Almería.

Diego Fernández estuvo arropado por toda su familia, junto a la viuda e hijos de su hermano Juan en un acto sencillo pero cargado de emotividad, donde también se dieron cita un gran número de amigos de esta saga de taxistas que han hecho historia en el cine rodado en Almería.

El acto comenzó con la entrada en el Bar Ambrosio de Diego Fernández y su esposa Pepita por una alfombra roja. Seguidamente se descubrieron dos estrellas de la fama, concretamente una dedicada a Diego Fernández Muñoz y otra a su hermano Juan Fernández Muñoz. El alma mater de este gran homenaje fue todo un equipo capitaneado por José Enrique Martínez Moya.

Luego hubo un acto donde se entregó una placa a Diego Fernández y otra a Mari Loli, viuda de Juan Fernández. Martínez Moya, presidente del Grupo de Amigos de Almería Western-Museo del Cine explicó que "la familia Fernández son los dioses del cine en Almería, sin ellos, nunca hubiera habido cine en Almería. Hay que valorar a la gente que sabe y por eso queremos rendir un gran homenaje a esta familia".

Diego Fernández, muy emocionado entre familiares y amigos, dio las gracias por el homenaje y recordó que "en aquella época el trabajo de mi hermano y mío era de 24 horas, y los hijos preguntaban siempre por sus padres, porque llegábamos a las dos de la madrugada y salíamos de casa muy temprano".

Fernández también recordó a Pepe Salcedo, jefe de producción que trajo muchos rodajes a la provincia de Almería y que el pasado sábado no pudo asistir al homenaje.

Diego Fernández García, el patriarca de la familia se inicia en 1957 con Ojo por ojo donde es requerido para buscar localizaciones para su rodaje. Fue primero Diego y luego Juan los que siguieron con el trabajo de taxista junto a su padre, ya que los rodajes comenzaban a tomar cierta trascendencia, como cuenta José Enrique Martínez Moya en su libro Mil caminos, mil historias que saldrá próximamente.

Diego Fernández Muñoz se estrena con la película Tierra Brutal en 1961. En su taxi llevó a Paquita Rico. Luego trabajaría en Lawrence de Arabia, donde acompaña a Noel Howard, director de la segunda unidad y también trabajó al servicio del actor Omar Sharif.

Juan Fernández Muñoz también ocupa un lugar preferente en la historia del cine. Según cuenta Martínez Moya, "fue el conductor de Sergio Leone en El Bueno, el feo y el malo". "La labor de los hermanos Fernández fue crucial en algunas producciones que estuvieron a punto de abandonar el suelo provincial. Un ejemplo claro fue el de Nunca digas nunca jamás, película donde Sean Connery interpretaría por última vez al agente 007. El mismo actor fue el que pidió que parte de la película se localizara en Almería".

La saga de los Fernández continúa. Diego Fernández se retiró del taxi al servicio del cine con el rodaje de El Largo camino de la venganza pasando ahora el testigo a sus sobrinos Tate y Juan Fernández, hombres que siguen vinculados al mundo de los rodajes.

Sin duda, fue una noche inolvidable para Diego Fernández que recordó a su padre y a su hermano. Diego que conserva una gran memoria es una enciclopedia de lo que ha supuesto el cine para Almería en los últimos 60 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios