DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Libertad Quijotesca

Carlos Rangel y la libertad

Carlos Rangel nos alienta a pensar como ciudadanos y sociedad civil responsables, libres

Carlos Rangel Guevara nació en 1929 en Caracas, ciudad que se extiende a los pies del Cerro El Ávila, en lengua prehispánica Guaraira-Repano. Rangel es uno de los intelectuales más trascendentales que ha dado Venezuela y el pensamiento hispanoamericano al mundo. Periodista, escritor, académico y diplomático. Abanderado de las ideas liberales: defensa de la libertad y de los valores democráticos, respeto al proyecto de vida de cada persona que revierte en la formación de sociedades responsables de sí mismas. Sociedad civil plenamente consciente de su soberanía y su capacidad de acción política, donde se valore el respeto al mérito, el esfuerzo y la creatividad de sus ciudadanos. Arraigo de una economía libre y coherente que permita hacer realidad, sin destruir nuestro planeta ni convertir a los ciudadanos en vasallos y/o esclavos, la dignidad que requiere que la vida se pueda llamar así, vida. Columnista en diarios venezolanos como El Universal y El Nacional, y en medios de otros países como Diario 16 en España, Vuelta en México o Newsweek International en Estados Unidos. Dirigió la revista Momento durante diez años. Junto con su esposa, la inolvidable Sofía Imber, condujeron en televisión durante casi tres décadas, el exitoso programa de opinión Buenos Días. Con sus preguntas fomentaban la argumentación y el debate, porque querían escuchar las opiniones de los demás. Rangel fue ejemplar y ejemplarizante en su capacidad de discutirse a sí mismo. Pensador que todos los días se sometía a la prueba del mundo real. En 1976 vio la luz su libro Del buen salvaje al buen revolucionario, obra imprescindible del pensamiento político en español, y por su aportación al pensamiento político universal. Trino Márquez, Doctor en Ciencias Sociales y profesor de la Universidad Central de Venezuela, explica: "Se alzó con coraje y claridad contra los errores, deformaciones y prejuicios que se habían instalado en Venezuela y en América Latina. Con rigor conceptual y presencia de ánimo, enfrentó los dogmas del marxismo en economía y política, denunció los desmanes del populismo, el colectivismo, el nacionalismo y el estatismo, y desenmascaró el autoritarismo intrínseco al marxismo". Con el mismo rigor criticó al empresariado acostumbrado al proteccionismo del Estado. Nefasto que la responsabilidad pública sirva para enriquecerse y traicionar la libertad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios