Opinión

¿De qué habla Casado?

El heredero de la burla inmobiliaria, de la liberación sin control del suelo, de la fuga de empresas...

El delfín de Aznar, perteneciente a la derecha más retrógrada de este país, habla de Andalucía. El heredero de la LOCE, la Ley que inspiró a la LOMCE, cuando Rajoy cogió el relevo de una derecha que ha demonizado la Educación Pública con el objetivo de que sea residual. A Casado la LOMCE se le queda a la izquierda y quiere un paso más, quiere retroceder a la Ley General de Educación Básica. ¿Qué sería de la Educación en sus manos con el conocimiento de la historia y del descubrimiento del nuevo mundo del que ha hecho gala últimamente? El heredero de la burbuja inmobiliaria, de la liberación sin control del suelo, de la fuga de empresas de España, el protagonista de restringir las libertades de las mujeres… ese es Pablo Casado. Y con este currículum se considera una autoridad para desprestigiar a Andalucía y a un partido, el PSOE, que tiene el Código Ético más intransigente con las actuaciones y comportamientos no sujetos a ley de sus militantes. Este líder del ruido, de la crispación, de las excursiones a Europa para poner palos en la rueda de las líneas económicas de España es el heredero del primer partido en el Gobierno condenado por corrupción. Un PP que, según la Audiencia, tejió junto a Correa "un sistema de corrupción institucional".

La primera grieta en el PP tras la sentencia de la Gürtel, hace que el ciudadano de a pie y cualquier dirigente, se pregunten, si en otro país sería posible mantener un Gobierno así.

A Casado le pasa como a Rajoy, que ambos tienen un profundo desconocimiento de la caja B del PP. El flamante presidente del PP debe saber que quien destierra del Gobierno al Partido Popular es el presidente Sánchez, pero lo hace junto a la Gürtel y la caja B del PP. Y su problema es que esa investigación se amplía hasta el 2020 por la gran cantidad de documentación e investigados que conlleva. La moción de censura era una necesidad, una cuestión de dignificación de este país; pero Casado dice que nunca ha habido corrupción en el PP, que ha sido "en dos pueblos en Madrid". Tampoco recuerda que en España tuvimos 40 años de la ideología a la que no renuncia de forma clara. Una ideología que le hace volver a sus principios centralistas y de desigualdad territorial ¿De qué habla Casado?, ¿de qué Andalucía siga siendo una tierra marginada a la que recortarle competencias y autonomía? Ya está bien, señor Casado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios