Desde mi experiencia

José Miguel Ponce

El secreto de las empresas centenarias

Su cultura facilita unas relaciones de confianza, el espíritu de servicio y el trabajo en equipo

Hace unos días he asistido al encuentro 'Empresas Centenarias Andalucía 2022' cuyo objetivo era poner en valor la solidez, experiencia y competitividad de estas compañías, y conocer las claves y estrategias que les han permitido perdurar en el tiempo, superando dificultades y alcanzando retos. En Andalucía hay unas doscientas empresas centenarias, algunas con más de 200 años. Generalmente tienen un modelo de gestión, que se caracteriza por la prudencia, arraigo social y visión de futuro. Muchas de ellas han sobrevivido a casi todo: las guerras, sucesivas crisis económicas, epidemias, cambios disruptivos en los modelos de producción, comercialización, logística y comunicación. Ni la digitalización o la economía globalizada han podido con ellas. Adaptarse o morir. Algunas de ellas siguen en manos de los descendientes de los fundadores.

Entre ellas hay marcas de vinos tan conocidas como Osborne,o González Byass, empresas artesanales como la Confitería-Pastelería Once de Septiembre en Almería fundada el 11 de Septiembre de 1891. Un ejemplo de diversificación y sucesión empresarial es el Instituto Español en Hinojos (Huelva) o las tortas Inés Rosales en Sevilla, que se venden hasta en Nueva York; Algunas como el Grupo Queraltó de Sevilla destaca por su proceso de digitalización ya que vende el 90% a través de plataformas digitales. En la provincia de Jaén, se encuentra Castillo de Canena que utiliza el nombre de la casa familiar para la comercialización de aceite de oliva virgen extra. En Córdoba se encuentra la sede de Aceitunas Torrent que es una empresa familiar ubicada en el corazón de la Campiña Sur cordobesa, con más de 120 años de historia, liderada por su cuarta generación y sorprende su capacidad para seguir innovando. Otra de las empresas centenarias que ha innovado y diversificado desde que se fundó hace 108 es el Grupo Baeza, con sede en Málaga

Cuando se les pregunta cuál es el secreto para sobrevivir tantos años e incluso tener éxito, sus propietarios y gestores coinciden: la pasión por el trabajo, la constancia y la flexibilidad. En algunos casos también hay que añadir la internacionalización. Pero sobre todo la estabilidad de estas empresas se encuentra en la familia que la creó y en sus sucesores, que deben estar unidos, tener un espíritu empresarial, profesionalizar su gestión y unos valores que se transmiten de generación en generación. Su cultura facilita unas relaciones de confianza, el espíritu de servicio y el trabajo en equipo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios