BAJO ANDARAX

Andarinex reúne a más de 400 moteros en Benahadux

  • El Moto Club Bajo Andarax ha celebrado la edición 12+1 de su concentración motera

Las motos han tomado el municipio de Benahadux este fin de semana. Las motos han tomado el municipio de Benahadux este fin de semana.

Las motos han tomado el municipio de Benahadux este fin de semana. / Rafael González

El mal tiempo no ha podido aguar la fiesta de la moto con la que cada año el Moto Club Bajo Andarax ‘Andarinex’ llena de cuero, olor a gasolina y rugidos de motores la Plaza Central del municipio de Banahadux.

Más de 400 moteros han participado en la edición 12+1 de la concentración motera de ‘Andarinex’ que se ha desarrollado durante el sábado y el domingo. Un evento que surgió en 2001 y que, poco a poco ha ido mejorando y creciendo por la ilusión que le ponen los socios del club, tal y como explica Javier Cuadra, su presidente.

El sábado al mediodía abría la feria del mediodía en la carpa del recinto ferial, en donde han estado 52 personas echando una mano para que los visitantes disfrutasen de una bebida fría y tapas de migas, morcilla, chorizo y demás delicias a la plancha.

Por la tarde se celebró una ruta en la que las calles se llenaron de motos clásicas y antiguas, para deleite de los espectadores. Auténticas joyas de dos ruedas. Después fue el turno para los juegos tradicionales, como tiro de cuerda. No obstante, el momento más emotivo se vivió a 20:00 horas, a la caída de la noche, cuando se celebró un paseo de antorchas como homenaje a todos los caídos en la carretera.

Ya por la noche, la fiesta la pusieron DJ Angelo y La Banda del Capitán Inhumano, con Santi Sánchez a la cabeza. Todo un clásico de la música española, desde finales de los 80, con temas como Qué difícil es hacer el amor en un Simca 1000 o Me duele la cara de ser tan guapo.

Ayer domingo la jornada comenzaba a eso de las 9 de la mañana con los primeros rugidos de los motores, que despertaban al municipio para tomar la consumición de cortesía. Después, a pesar de que el cielo amenazara con dejar caer alguna que otra gota, cuatrocientas motos partieron en ruta hasta Tabernas para tomar un aperitivo antes de regresar a la Plaza Central.

Allí, junto a la carpa rebosante de vecinos y visitantes (han llegado moteros de diferentes zonas de la provincia, como Adra o Alhama, además de otros más lejanos desde Ubrique, Toledo, Madrid o Alicante), también se instaló un mercadillo donde se podían comprar diferentes artículos relacionados con el mundo de la moto: banderas, camisetas, y mucho cuero. Tampoco faltaron divertidas actividades como un toro mecánico.

La música el domingo corrió a cargo de DJ Angelo, aunque también actuaron Western Dixie River, con una exhibición del lejano oeste, para acompañar a la gigantesca sartén de migas con tropezones elaborada por Casa Paco Colomera. Y es que como amenazaba la lluvia... ¡pues migas!

Esta fiesta en la que la moto es la protagonista también sirve para rendir homenaje a los socios más destacados del club. En esta ocasión, la directiva decidió entregar el premio Andarín de Oro 2019 a Ernesto García Rubio, socio número 14 y fundador. Además, este año como novedad también se ha entregado el Premio Andarín Juvenil, que ha recaído en Antonio Coromina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios