Provincia

Carmen saca el recetario

  • Carmen García se proclama mejor cocinera de la feria en el XXV Concurso de Gastronomía. Ganadora de otras ediciones, esta vecina del Puche cocinó un plato de cordero en salsa.

Comentarios 0

El XXV Concurso de Gastronomía, convocado por las Áreas Municipales de Promoción y Cultura y Educación con el objetivo de mostrar la riqueza culinaria almeriense, proclamó en la mañana de ayer, cuando se disputó la fase final entre siete candidatos, a Carmen García como la mejor cocinera de la Feria de Almería 2019. Esta veterana guisandera, de 74 años y residente en el barrio de El Puche, recibió el galardón con la ilusión y el entusiasmo de un aniña con zapatos nuevos.

García se hizo acreedora al cheque de 600 euros, estipulado para el primer premio, con un plato de cordero en salsa que bordó y fue del gusto general, y una tapa de mojo picón con patata, de una elaboración simple pero muy equilibrado en cantidades. La ganadora subió al estrado entre los aplausos del público y agradeció con sinceridad y gestos de alegría el premio recibido. Esta almeriense, accedió a la fase final de forma directa junto con José Manuel Vargas, otro clásico de este certamen, como ganadores en ediciones anteriores.

El segundo premio, remunerado con 300 euros, ha sido para Joaquín Felices. Este camarero de barra, aficionado a la cocina- el concurso sólo admitía participantes que no ejerzan su profesión como cocineros- apostó por unas acelgas esparragadas, un potaje almeriense de invierno, a base de habichuelas, garbanzos, almendras, pimiento seco, comino y aceite, entre otros ingredientes, y por un bimi, una suerte de brocolí, en vinagreta.

José Manuel Vargas, almeriense presente en una decena de ediciones de este concurso, completó el cuadro de honor con una costilla y asadura de matanza, que le valió para conseguir el tercer premio y 100 euros. La cuarta plaza, premiada con 100 euros, fue para Lidia Guirado, una joven de 16 años y tres de bagaje en este concurso, quíen preparó una marraná de pulpo, típico de algunos barrios de Almería, y una sardina marinada en cítricos y al aliolí de pera y ajo negro.

También participación, pero sin suerte Esther Hakoboyan, de Armenia, que apostó por un plato de ajo y pimentón, y arroz con leche de coco; Silvestre Torres que cocinó una carrilladas de ternera con chocolate y un remojón, de tapa; y Elena Moreno, que preparó una verdura bimi envuelta en calamar con aceituna y una verdura, como tapa.

“Ha habido platos mejores y otros no tanto, pero en general el nivel ha estado muy bien”, comentó Paco Morales, chef del Restaurante Noor, de Córdoba, y poseedor de una estrella Míchelín, y una veintena de años entre fogones, desde su condición de miembro del jurado- calificador del concurso.

“Se ha notado el trabajo y el esfuerzo. Las presentaciones de los platos hay que matizarlas y a quienes nos ha tocado la responsabilidad de valorar los platos, que hemos realizado desde la más absoluta objetividad, estamos contentos del resultado”, añadió otro componente de este mismo jurado que se completó con Rafa Rodríguez, asesor gastronómico; Javier Bernabéu, director general de la empresa de semillas Sakata; Marisol Castillo, fotoperiodista; Juan Fernández, profesor de la Escuela de Hostelería de Almería.

La final de ayer, celebrada en el Paseo, reunió a muchos curiosos y siete participantes- cinco procedentes de la fase de semifinales y los dos citados por invitación- quienes tuvieron que un plato principal y una tapa a su libre elección, pero siempre basado en la gastronomía almeriense y una provisión para una treintena de degustaciones.

Los cinco finalistas cocinaron en la fase anterior dos platos basados en la verdura y fruta de Almería con un principal de migas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios