Gastronomía Cocina, cante y toros, el tres estrellas del Bahía de Palma

  • Camino de los 56 años de actividad, esta emblemática tapería, referente flamenco y taurino, viste de tradición su cocina en Semana Santa

Comentarios 0

El ‘Bahía de Palma’ respira flamenco y toros, dos de las pasiones junto al fútbol y el Athletic, de Diego García Cazorla, su fundador en 1963. En Semana Santa, este bar, ubicado en la calle Mariana 17 frente al edificio de la UNED -Universidad a Distancia- huele que alimenta a menestra de verduras, boladillos y a bacalao en tres formatos ya sea con tomate, frito o a la vizcaína, monta tanto que tanto monta.

Local con historia y testigo de muchas historias que contar, tiene una atmósfera especial y sabe a tradición por estas fechas. La mano de María del Carmen Hermosa y las tablas en el mundo de la hostelería de Ramón Belmonte Espinosa, su esposo, se encuentran en el origen de este aroma a cocina de Semana Santa sin pamplinas.

“El bacalao no nos falta y lo trabajamos bastante en Semana Santa”, destapa Ramón Belmonte a Diario de Almería. El Jueves y Viernes Santo tampoco falta el potaje de bacalao. “Nuestra especialidad es las patatas a la paja con jamón y huevos. También trabajamos el arroz con pulpo, por encargo, y la fritura de pescado. y la carne de toro después de la corridas” añade. El listado incluye también el trigo y las inevitables migas, cuando hace frío o llueve, como es preceptivo.

En 2012, recibió el premio a la mejor tapa típica, con una marraná de pulpo, una creación de su puño y letra. “Es una comida de barco. Aprendí la receta de mi hermano Juan, que fue cocinero del Juan Sebastián Elcano y en su homenaje la hago”, recuerda Ramón.

El pasado está muy presente en este establecimiento y el espíritu de su fundador está ampliamente representado en la colección de fotos que cuelgan de sus paredes. En varias, se le puede ver junto a Enrique Morente, Aurora y Estrella Morente, con quienes les unía una sincera amistad, o a la cantaora almeriense María José Pérez, ganadora de la Lámpara Minera de La Unión.

“Fue conocido popularmente como “zaragata” por su afición a la fiesta y al jolgorio”, explica nuestro interlocutor. El primer dueño de este bar, que rezuma verdadd, se volcó con el arte de cúchares y el cante jondo, después de haber practicado con pasión su afición por el fútbol y el Athletic. Tal es así, que esta casa, que otrora fuera libreria/papelería y después tienda de ultramarinos, albergó la fundación en 1976 de la Peña San Mamés, primera del Athletic  en Almería.

La inauguración de la sede rojiblanca tuvo como invitados a José Ángel Iribar “El Chopo”, Fidel Uriarte, “Chule” Villar y los hermanos Rojo, José Ángel y Txetxu, quienes participaron en el partido entre la AD.Almería y el Athletcic, que sirvió de inauguración del Estadio Franco Navarro, en agosto de 1976. “Cogió miedo por los atentados de ETA y la Peña cambió de sede”, dice Ramón aludiendo a Diego.

Vinculado al negocio desde 2005 en calidad de socio y su propietario desde 2008, la taberna que regenta Belmonte Espinosa ha vivido tardes de gloria y veladas memorables de cante y compañerismo, entre trago y trago. Y también ha sido testigo involuntario de hechos históricos.

Es el caso del nacimiento del espíritu del lema “Juntos Podemos", que alumbró la celebración de los Juegos Mediterráneos Almería 2005. “En una mesa de este local y en una mañana de 1989, el concejal Antonio Sáez y el periodista José María Granados (Presidente de la Asociación de la Prensa de Almería desde noviembre de 2018)- comenzaron a definir el proyecto que supuso la celebración de los Juegos Mediterráneos 2005”.

Así, reza en una placa alusiva que colocó el Ayuntamiento de Almería en la fachada del local para testimoniar el alcance de aquel hecho que se plasmó por escrito, aparecer, en una servilleta del propio bar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios