LEVANTE

Mojácar dibuja su futuro urbanístico para una ciudad con 38.000 habitantes

  • El Pleno aprobó inicialmente ayer el Plan General, tras décadas de elaboración y trámites

  • Las previsiones hablan de una demanda de 612 viviendas para los próximos seis años

Mojácar pueblo visto desde el aparcamiento Rey Alabez, una de sus entradas. Mojácar pueblo visto desde el aparcamiento Rey Alabez, una de sus entradas.

Mojácar pueblo visto desde el aparcamiento Rey Alabez, una de sus entradas. / V. Visiedo P.

Desde hace más de tres décadas, con la aprobación de las Normas Subsidiarias de 1987, Mojácar no cuenta con un plan que trace su futuro urbanístico y ordene su crecimiento. Por ello, la aprobación del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) es una necesidad y una herramienta fundamental para el municipio.

Ayer, tras años de trámites, alegaciones y modificaciones, el Pleno aprobó provisionalmente el PGOU, una vez resueltas las alegaciones al proyecto modificado en marzo de 2017. Se trata de un plan que diseña una ciudad que sería capaz de albergar a un techo poblacional de 38.016 habitantes, en 15.321 viviendas (se estima una media de 2,4 habitantes por vivienda).

No obstante, la situación demográfica actual de Mojácar, que sufrió una gran pérdida poblacional en 2014, hace prever que en los próximos años el municipio crecerá moderadamente, sobre todo gracias la llegada de población extranjera, mayores, que se jubilan en la localidad. Así, pronostica una población de 7.343 habitantes en 2025 (en 2018 era de 6.301 habitantes, según los datos del Instituto Nacional de Estadística, aunque se estima que en verano se alcanzan los 31.500).

El PGOU pronostica una población de 7.343 habitantes en 2025

Por ello, para dentro de seis años el PGOU prevé una demanda de 612 viviendas: 97 para la sustitución de vivienda inadecuada, 317 viviendas para jóvenes de 18 a 35 años, 165 viviendas protegidas para jóvenes y 33 viviendas protegidas para otros colectivos.

Los principales objetivos que plantea el PGOU son la reconversión de las zonas turísticas; crecimiento del suelo urbano vinculado a las áreas de borde actualmente a espaldas del territorio; mejora de las conexiones de las zonas urbanas con la red viaria estructurante; integración del nuevo modelo turístico y fomento de la desestacionalización o la ampliación e integración de los bienes patrimoniales del municipio, entre otros.

El plan estima que la mejor zona de crecimiento para el municipio es en torno al enlace de la carretera AL-6111 con la A-1203 (variante), que se considera un adecuado espacio para favorecer las conexiones con la costa a través de nuevas vías interiores, así como para la ubicación de los equipamientos dotacionales de carácter general. “Este espacio se puede considerar como un área de oportunidad por su proximidad a usos consolidados o por su posición en relación a futuras actuaciones de crecimiento urbano, adquiriendo un papel decisivo para albergar las futuras posibilidades de crecimiento e intervención”, cita el PGOU.

En cuanto a los equipamientos, el plan dibuja un futuro en el que sería necesario crear una zona para centro de asistencia médica que englobe a la población fija y la estacional, así como otros usos asistenciales de carácter social; establecer una estación de autobuses asociada a zona de aparcamientos, que facilite la conexión tanto con el exterior como con el interior; nuevas instalaciones de policía; y todo ello situado en una zona que dé el mejor acceso posible desde los distintos puntos del territorio. También se deben fomentar, según el PGOU, son los que se relacionan directamente con el turismo, y que pueden ser tanto de carácter privado como público, y que se consideran dentro de esta línea aquellos que complementen la actual oferta turística, como son zonas de convenciones, actividades deportivas y medioambientales, puertos deportivos, etcétera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios