Sucesos

Una joven de 26 años de Palomares aparece muerta con un disparo en la cabeza en Torrevieja

  • Un periódico alicantino relaciona el presunto homicidio con un ajuste de cuentas

Urbanización de Torrevieja donde tuvieron lugar los hechos este martes por la noche. Urbanización de Torrevieja donde tuvieron lugar los hechos este martes por la noche.

Urbanización de Torrevieja donde tuvieron lugar los hechos este martes por la noche. / Diario de Almería

Agentes de la Guardia Civil investigan la muerte de una joven de 26 años, natural de Palomares (Cuevas del Almanzora), que apareció este martes con un disparo en la cabeza en una urbanización de Torrevieja (Alicante), según han informado a Europa Press fuentes cercanas a la investigación.

Los hechos ocurrieron en torno a las 22:00 horas de este martes 22 de diciembre, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de un posible homicidio en una urbanización de Torrevieja y hasta el lugar se trasladó una patrulla.

Los agentes, a su llegada, encontraron el cuerpo sin vida de una mujer junto a un charco de sangre. La víctima, de 26 años, presentaba un disparo en la cabeza. La Guardia Civil ha abierto una investigación para esclarecer las circunstancias de la muerte de la joven, según las mismas fuentes.

Según el diario Información, periódico decano de la provincia de Alicante, los investigadores de la Benemérita barajan como principal hipótesis un ajuste de cuentas relacionado con el tráfico de estupefacientes. La víctima estaba presuntamente vinculada a un grupo criminal dedicado a «vuelcos» (robos) de alijos de droga a otras bandas organizadas, según fuentes del caso que cita el periódico alicantino.

La Guardia Civil pudo recuperar una pistola en un contenedor próximo al lugar del crimen, aunque aún está pendiente de su análisis para comprobar si es la usada en el asesinato de la joven.

Estaba hablando por teléfono con su pareja cuando le dispararon

Los hechos ocurrieron en la urbanización Los Leandros de Torrevieja, cerca de la playa de Cabo Cervera. Según fuentes cercanas al caso, la víctima estaba hablando por teléfono con su esposa cuando la comunicación se interrumpió de forma repentina.

Según relata en su versión digital el diario Información, ante el temor de que le hubiera ocurrido algo a la joven, la Guardia Civil se personó horas más tarde en la vivienda y tras romper la puerta encontraron a la chica tendida en el suelo en medio de un charco de sangre. Presentaba aparentemente un único impacto de bala en el rostro y de inmediato se avisó a la comisión judicial. 

Las pesquisas del Instituto Armado descartaron que se tratara de un caso de violencia de género y las indagaciones se centran en la posibilidad de un ajuste de cuentas. Fuentes cercanas al caso aseguran que la joven asesinada estaba presuntamente relacionada con un grupo dedicado a robar alijos de droga a otras bandas, de ahí que se busque en este entorno delincuencial alguna pista sobre el crimen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios