Provincia

7. Riesgo y posición geoestratégica. La vanguardia

  • Recursos. Las actas contenidas en el Libro del Cabildo de la villa de Berja 1599-1627 muestran la complejidad del riesgo, especialmente en determinados puntos neurálgicos

7. Riesgo y posición geoestratégica. La vanguardia 7. Riesgo y posición geoestratégica.  La vanguardia

7. Riesgo y posición geoestratégica. La vanguardia

No obstante honrosas y heroicas excepciones, el asalto a la villa de Adra por los turcos puso de manifiesto la deficiente dotación material de la gente de guerra y milicia de Berja. La administración real intentó corregir la situación: en la sesión concejil del 22 de octubre de 1620 se informa del envío desde Granada a la Alpujarra de pólvora y balas, y que un jurado de la citada ciudad ha requerido al concejo de Berja para que haga provisión de estos pertrechos, y el 15 de febrero de 1622 ya se han retirado las 12 arrobas de pólvora a las que está "obligada esta villa", pocos días después, 19 de febrero, se distribuyen entre los vecinos, que deben pagarla, 8 arrobas. En la sesión concejil del 21 de febrero de 1622 se ordena cobrar los 1.140 reales, importe del primer plazo, de la compra de 60 arcabuces que se distribuyeron entre los vecinos de la villa; el segundo y último plazo, de igual importe, se exige hacerlo efectivo en la sesión del 20 de marzo de 1623; el 30 de mayo se manda adquirir un quintal de plomo para fabricar balas, impulsados por las noticias referentes a la presencia en la costa de navíos musulmanes y holandeses, y el 12 de agosto de 1623 se ordena depositar en la cámara del pósito 5 arrobas de plomo, por mitad en balas y barras.

Las actas contenidas en el Libro del Cabildo de la villa de Berja 1599-1627 muestran la complejidad del riesgo, especialmente en determinados puntos neurálgicos en los que, sin caer en determinismos, se refleja el aspecto dramático de una vida que no puede sustraerse de la posición geográfica, la sociedad sufre limitaciones generadas por períodos difíciles en los que a la insuficiencia de recursos se unía el riesgo geo- estratégico, que continúa presente, aún cuando las poblaciones se ven libres de riesgos naturales, como recuerdo del mundo fronterizo que fue la Andalucía del Mediterráneo en el inicio de la guerra de Granada. En las costas del reino granadino, tras su incorporación a la Corona Castellana, el corso y la piratería constituyen una guerra encubierta cada vez más despiadada para los civiles. Buena parte de los problemas políticos a todas las escalas se deben a los efectos de vecindad y posibilidades de amenaza, estos problemas ineludiblemente incorporan elementos territoriales, reflejo de las cuestiones candentes suscitadas por las relaciones política-espacio. Finalmente las actas reflejan como una situación, más o menos catastrófica, puede endurecerse para determinados grupos humanos, incidiendo en el comportamiento de los mismos.

1624, abril, 27. Berja.

El concejo ordena que se haga un alarde debido a las noticias referentes a la presencia de navíos de guerra en las costas.

Archivo Municipal de Berja. Libro del Cabildo de la villa de Berja, 1599-1627, fols. 283v-284r.

En la billa de Uerxa en ueynte y siete días del mes de abril de myll e seiscientos e ueynte y quatro años se juntaron el concejo, justicia y regimiento della, es a sauer Seuastián López, alcalde hordinario, y Jusepe de Herrera, alcalde, Juan Pérez de Lepusca e Francisco Jurado, regidores, y ansí juntos dixeron:

Que se tiene noticia de que por esta costa de la mar andan nabíos de guerra de enemigos y ansí conbiene que los vecinos desta villa estén alistados y aperzibidos con sus armas para la defensa dello.

Por lo qual acordaron y mandaron que se haga alarde e reseña de todos los vecinos desta villa, en la plaça della, que tubieren obligación de salir a ello y estubieren dispuestos, para ello con sus armas de arcabuces y espadas y escopetas que cada vno tubiere, para mañana domyngo por la tarde a las dos horas, que se contarán veynte y ocho días deste dicho mes de abril. Presentándose, en la dicha plaça ante el dicho concejo, para que se uea las armas y dispusición que cada vno tubiere, binyendo por horden a vso de guerra. Y por el que faltare desde luego lo condenan a cada vno en seys reales, aplicados para el dicho concejo para sus propios, en que los dan desde luego por condenados.

Y que para ello saque la vandera questa dicha villa tiene, con la dicha gente, Francisco Pérez de Lepusca, regidor perpetuo, questá a su cargo, y que por cabo de la dicha gente baya el dicho Seuastián Lopes, alcalde hordinario, y que Miguel Daça sea sargento de la dicha gente.

Y así lo acordaron y mandaron y lo firmaron de sus nonbres. Jusepe Herrera (rúbrica), Juan Pérez (rúbrica), Francisco Jurado (rúbrica). Ante my Juan Daça, scriuano público (rúbrica).

1626, febrero, 21. Berja.

Nombramiento de cabos de escuadra, sargento y alférez.

Archivo Municipal de Berja. Libro del Cabildo de la villa de Berja, 1599-1627, fol. 324r.

En la villa de Berxa de las Alpuxarras veynte y vn días del mes de febrero de mill y seiscientos y veynte y seis años el concexo, justizia y reximiento desta dicha villa, estando junto en su cabildo y ayuntamiento según costunbre, es a saber Juan Pardo y Francisco de Sevilla Guerrero, alcaldes hordinarios desta dicha villa, Juan Alcayde de Aguilera y Diego Bázquez, rexidores della, los quales así juntos dixeron:

Que atento a que sienpre este concexo a gobernado la gente desta villa y vecinos en las ocasiones de rebatos y alardes y otros casos que se an ofrezido, y porque conbiene se nombren personas que gobiernen los dichos vecinos y para ello se nonbró por cabo de la dicha gente a el dicho Juan Pardo y por alférez el dicho Francisco de Sevilla, el qual tenga en su casa la bandera y caxa, y por sargento nonbraron a Miguel Díaz, vecino desta villa y por su ayudante nonbraron a Juan Pérez Oliber, vecino della, y por cabos d'esquadra por el barrio de Pago nonbraron a Francisco de Lupión y a Pedro Bázquez, y en el dicho barrio de Pago entra y se conprehende el de Julbina y la Plaza hasta en casa de Bartolomé Sánchez de Quenca, y a Juan Gómes de Morales, y para los barrios de Alcadique y Benexín nonbraron a Juan Sánchez.

Para que los susodichos tengan su gente prebenida y alistada y repartida en esquadras para salir a todos los alardes y muestras que se ofrézieren y rebatos y ocasiones que vbiere.

Y se hagan listas de los dichos vecinos y se les entreguen a los dichos cabos d'esquadra para saber cada vno la gente que a de tener a su cargo y aperçebida.

Y así lo acordaron y firmaron. Francisco de Sibilla Guerrero (rúbrica), Juan Pardo (rúbrica), Juan Alcaide (rúbrica), Diego Bázquez (rúbrica). Ante mí Joan Valeros, scriuano público (rúbrica).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios