Romeria Popular El tren llegó, saludó y pasó a velocidad de AVE, pero con 43 minutos de retraso

  • El centenar de participantes de la XVI Romería Ferroviaria tiró de paciencia El reportaje de ayer de Diario de Almería fue la opción de muchos

El tren que une Granada y Almería cruzó ayer la estación de Doña María-Ocaña, sin personal desde 1993 cuando entró en marcha el control de tráfico centralizado, con un retraso de 43 minutos sobre el horario previsto (11:40 horas). Un centenar de personas, con todo, esperó su llegada en el andén. Saludó su presencia (12:23 horas) con muchos entusiasmo y aplausos a los que el maquinista respondió haciendo sonar la bocina de convoy.

El intercambio fue un visto y no visto y metió a los más nostálgico del grupo en el túnel del tiempo de su vida y la de esta pedanía, intímamente ligado con el mundo del tren. Los reunidos no se subieron a alguno de sus vagones. No tenían necesidad. Estaban de fiesta como lo hace esta pedanía de Las Tres Villas el segundo sábado de mayo desde 2004, cuando esta fiesta conoció su refundación. en honor la Virgen de Fátima, su patrona y también de los ferroviarios.

Los reunidos respondieron a la convocatoria de la Asociación Cultural Ferroviaria (ACUFE), de Doña María, y alcanzaron la estación, cuyo origen data de 1895, a las 11:15 horas tras recorrer a pie a los dos kilómetros que separan la iglesia del andén del apeadero. El saluda al pasaje y maquinista del tren que une dos capitales, Granada y Almería, forma parte del programa de esta manifestación popular, a mitad de camino entre la devoción y tradición, el recuerdo y la nostalgia.

Los retrasos en esta línea de Linares a Almería son habituales y la de ayer fue una fecha más de sus desajustes. Los transbordos del tren al autobús y del transporte por carretera al ferroviario, que se suceden en varios tramos del recorrido, se encuentran en el origen del incumplimiento de los horarios de paso. Si los autobuses, por el tráfico, llegan con retraso a las estaciones, este problema arrastra al servicio férreo.

Los congregados consumieron la hora de espera como pudieron, pero sin expresar su malestar en público. “Es lo de siempre”, señaló uno de los afectados. Además, Francisco López Gómez, fundador y presidente de ACUFE, se preocupó de tranquilizar al personal, haciendo las veces de Jefe de Estación, informando en tiempo real del lugar por donde transitaba el convoy. “Ahora está en Guadix”, señaló, móvil en mano, con la seguridad de un cirujano, cuando comenzó el retraso.

Los más mataron el tiempo inmortalizando, con los dispositivos móviles, el lugar y momento con sus familiares. Otros apostaron por intercambiar comentarios sobre la climatología. Y los restantes se inclinaron por hojear el reportaje de cuatro páginas que Diario de Almería ha dedicado a esta singular romería con el reparto de ejemplares gratuito de la edición de ayer.

El programa se traslado después a la zona de Las Casillas, a medio kilómetro de distancia cuesta abajo, donde el curá- párroco ofició una misa rociera y se sirvió una paella para medio millar de comensales, costeada por el Ayuntamiento de Las Tres Villas. La Orquesta Septiembre amenizó la sobremesa con su música y, media tarde, los romeros completaron el viaje de vuelta y la Virgen de Fátima regresó a su sede y los repiques de campanas anunciaron su entrada en el templo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios