Obituario

Turre despide a Diego López, el último pastor de La Carrasca

  • Junto a su esposa Ana eran los únicos habitantes permanentes de esta barriada de Sierra Cabrera

Diego López, junto a su esposa Ana. Diego López, junto a su esposa Ana.

Diego López, junto a su esposa Ana. / V. Visiedo P.

Ha muerto Diego López, a los 82 años. El último pastor de La Carrasca, barriada serrana de Turre. De hecho, junto a su esposa Ana, eran los últimos habitantes permanentes que quedaban en esta cortijada de Sierra Cabrera.

"Diego López ha sido una persona muy importante para Turre: fue el dueño del último rebaño de cabra blanca de Andalucia y un gran comunicador social, radio aficionado desde hace más de 30 años, estaba al tanto de lo que ocurría en la comarca sin necesidad de bajar de la sierra", señala el periodista turrero Paco Flores.

Diego López con sus cabras en una foto de hace varias décadas. Diego López con sus cabras en una foto de hace varias décadas.

Diego López con sus cabras en una foto de hace varias décadas. / V. Visiedo P.

Hace ahora casi nueve años, el periodista Ricardo Alba contaba su historia en las páginas de Diario de Almería. Relataba que Diego emigró como tantos otros a Cataluña primero y Suiza después. Dejó a su mujer aquí, en Turre, o sea, en La Carrasca, y a los tres años se dijo "esto no puede ser, mi mujer allí y yo aquí". Volvió, compró ganado, cabras, durante 35 años se dedicó a la ganadería. Nacido en La Carrasca en plena Guerra Civil, Diego acudía a la escuela del campo durante el día: coger el esparto, llevar el ganado, labrar. Iba a la escuela por la noche.

Diego López en el año 2011, durante los Moros y Cristianos de las fiestas de La Carrasca. Diego López en el año 2011, durante los Moros y Cristianos de las fiestas de La Carrasca.

Diego López en el año 2011, durante los Moros y Cristianos de las fiestas de La Carrasca. / Ricardo Alba

Diego era un enamorado de Sierra Cabrera y La Carrasca, por eso nunca quiso abandonarla, a pesar de que la barriada quedó desierta hace muchos años. "Cuando era niño había aquí cuarenta o cincuenta familias, mucha gente. De aquí es Ana, mi mujer. Claro, al quitar la escuela pasó lo que pasó, que todos se fueron marchando a Turre o a Almería porque los niños no podían estar sin colegio y esto se fue quedando sin gente, al punto de que mi mujer y yo somos los únicos habitantes de La Carrasca", contaba en 2011 al periodista Ricardo Alba. 

Turre se despide de uno de sus vecinos más queridos. El último pastor de La Carrasca, allí en lo más alto de Sierra Cabrera. Un hombre que para ser feliz solo necesitaba poder pasear por el campo, sus animales, su radio y su familia.

Que descanse en paz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios