Adra

Mariscos Calafate, una empresa abderitana que sigue creciendo junto a la brisa del Mediterráneo

  • Esta entidad fundada en 2017 comenzó su actividad comercial en 2018 facturando actualmente un 30% más que en sus inicios

  • El origen de su éxito versa en la manipulación del producto, la cual no sufre puesto que la mercancía llega directamente de los barco a la cámara de congelación y de aquí al cliente

Nicolás Casas y Alejandro Casas, gerentes de la empresa. Nicolás Casas y Alejandro Casas, gerentes de la empresa.

Nicolás Casas y Alejandro Casas, gerentes de la empresa. / D. A.

En plena bahía de la localidad abderitana, junto a la brisa del mar Mediterráneo, se erigió hace cuatro años la empresa 'Mariscos Calafate'. No fue, sin embargo, hasta el 2018 cuando esta entidad abderitana comenzó su actividad comercial, facturando en aquellos entonces más de 500.000 euros. Hoy, este negocio familiar puede presumir de un crecimiento del 30% de su facturación respecto a sus inicios. Pero nadie les ha regalado nada. A base de trabajo, tesón, esfuerzo y dedicación, Mariscos Calafate se ha situado como una de las grandes empresas del sector pesquero de la localidad abderitana pese a su longeva historia comercial. Una historia que, sin embargo, viene precedida desde hace ya más de medio siglo

Y es que la mencionada empresa toma el nombre del apodo de su fundador, Nicolás Casas González El Calafate o maestro-carpintero que se dedicaba a la construcción naval. Él creó en el año 1945 el primer astillero en Adra, el 'Astillero Nicolás Casas', el cual estuvo especializado en la construcción de barcos de pesca en madera. Junto a su hijo, Nicolás Casas Biedma, el astillero se convirtió en uno de los más importantes y referentes a nivel nacional e internacional a mediados de los años 90, dejando atrás los barcos de madera para introducir la construcción de buques de P.R.F.V (Poliéster reforzado con fibra de vidrio). Esto significó un salto significativo en cuanto a innovación y producción se refiere. Con una plantilla de 48 trabajadores se construían hasta diez embarcaciones anuales. Todas las embarcaciones tenían una característica común, y es que en todas se presentaba el escudo de Adra en la proa del buque. Podemos encontrar buques fabricados por Astillero Nicolás Casas en toda la geografía española (Andalucía, Asturias, Cantabria, Galicia, Alicante) e incluso en otras partes del mundo como Argelia, Marruecos, Mauritania o Senegal. Actualmente, este astillero es uno de los pocos andaluces que sigue abriendo sus puertas todos los días. Actualmente están trabajando en él tres embarcaciones; dos arrastreros y un atunero y cuenta con una plantilla de siete trabajadores. Tanto la crisis financiera de 2008 como la eliminación de las ayudas para desguazar embarcaciones y renovar la flota afectó de forma severa al sector pesquero dejándolo en una situación límite a día de hoy.

Fue, como decimos, en 2017 cuando se puso la primera piedra de este proyecto que arrancó gracias a María José, Nicolás, Alejandro Casas Molina, Paula García Casas y Juan de Dios García Casas, nietos del mencionado Nicolás Casas González. Se trata, esta, de la tercera generación de una empresa 100% familiar, especializada en la pesca de marisco ultracongelado. Fue fundada para llevar a cabo el último proceso de la cadena, el de la la distribución y comercialización del marisco. La pesca, realizada desde sus propios barcos, se hace de forma artesanal, y clasificada por su tripulación con minucioso cuidado, para obtener un marisco de máxima calidad y con la menor manipulación posible. La entidad marca la diferencia respecto a sus competidores directos controlando todo el proceso de trazabilidad valor añadido, debido al control y supervisión desde la construcción del buque hasta que el producto llega al cliente final pasando por los diferentes procesos como la pesca, el manipulado, la clasificación, el empaquetado y el congelado. El producto no sufre ningún tipo de manipulación en Mariscos Calafate. Este pasa directamente de los barcos a la cámara de congelación y de aquí al cliente.

La empresa cuenta actualmente con cuatro buques: Abdera 1(25,8 metros), Abdera 2 (23,95 metros), Abdera 3 (24,05 metros) e Indalo II (25,68 metros). Mariscos Calafate está especializada fundamentalmente en la captura de carabineros, cigalas, gamba blanca y gamba roja de la más alta calidad. Dichos buques descargan la mercancía en el puerto de Tánger para, seguidamente transportarla hasta Huelva en camión congelador. Una vez allí, se guarda en cámara de congelación y a continuación se realiza la subasta. Hay que recordar que la subasta de Huelva es el mayor mercado mundial de la flota marisquera que faena en África. La misión de la empresa es comunicar a los clientes las cantidades y procedencia de los productos, proceder a la compra de los pedidos y hacerlos llegar su destino, por lo que se requiere un trato muy personalizado con los clientes. Dichos clientes de la empresa engloban el canal HORECA, dentro del ámbito de los restaurantes, así como mayoristas y el consumidor final.

Expansión internacional

Aunque 'Mariscos Calafate' vende una gran parte de la producción de la empresa fuera de España, la empresa se encuentra al principio de su trayectoria internacional, vendiendo de manera reactiva a clientes que se dirigen a la entidad. Hasta ahora, debido a la calidad del producto, han conseguido buenos resultados sin tener una estrategia de internacionalización proactiva. La empresa ha desarrollado y puesto en marcha un plan de acción para consolidar la actividad internacional, diferenciando entre el producto que se vende bajo la marca de 'Mariscos Calafate' y el producto que se vende sin marca.

La mayor parte de sus exportaciones son en Francia, Italia, Alemania, Austria, Países Bajos, Singapur, Tailandia, Vietnam y Hong Kong. La nueva estrategia pasa por potenciar la propia marca. En principio se trata de una motivación interna para la internacionalización de la empresa.  Y es que la internacionalización ha sido un pilar fundamental desde la creación de la empresa, aunque esta no disponía de una estrategia para consolidar y aumentar el negocio internacional. El producto tiene aceptación en el mercado y la empresa ha empezado a adquirir los conocimientos y desarrollar las habilidades necesarias para poner en marcha un plan de internacionalización.

Sin duda, se trata de una joven empresa abderitana que en apenas cuatro años ha conseguido unos resultados impresionantes debido a la calidad de sus productos y que, a buen seguro, dará mucho de que hablar en años venideros debido a su proceso de expansión tanto en el mercado nacional como internacional. La empresa tiene diversas vías de contacto para todo el que quiera probar sus productos: por correo (mariscoscalafate@gmail.com); web (www.mariscoscalafate.com), Instagram (@mariscos_calafate) y Facebook (mariscoscalafate).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios