CRISIS CATALANA

Un almeriense lucha contra 'las mentiras' del independentismo catalán en Suiza

  • François Meylan ha pedido el cierre de la falsa embajada catalana y ha denunciado a Torra y otros políticos ante las autoridades suizas

  • Asegura que “lo que hay en Cataluña ahora mismo es una guerra”

François Meylan visitó a su familia en Vera hace unas semanas y habló con Diario de Almería. François Meylan visitó a su familia en Vera hace unas semanas y habló con Diario de Almería.

François Meylan visitó a su familia en Vera hace unas semanas y habló con Diario de Almería. / V. Visiedo P.

François Meylan nació en un pequeño pueblo del cantón suizo de Soleura, de padres inmigrantes del Levante Almeriense. Es asesor financiero y escritor. Anteriormente fue político, policía, militar y colaborador en medios de comunicación. Es experto en terrorismo y conflictos políticos. Desde hace dos años, mantiene una lucha continua contra la propaganda que el independentismo catalán lleva a cabo en Suiza.

Es el fundador de la asociación Catalunya Peuple d’Espagne (CPDE). Una organización cuyos objetivos son informar a la población suiza “sobre la realidad de Cataluña, pues los medios solo les muestran la parte separatista” y denunciar las actuaciones ilegales que llevan a cabo. “Mi objetivo final es combatir y destrozar al aparato separatista en Suiza y que la ANC se declare ilegal”, explica. “Mi sangre es española y no podemos mirar para otro lado”.

Del 8 al 14 de octubre, Meylan visitó Cataluña (justo antes de conocerse la sentencia del ‘Procés’). Después pasó unos días en Vera y charló con Diario de Almería. “Lo que está pasando en Cataluña ahora mismo es una guerra. Se ha violado el Artículo 265 del Código Penal, por atentar contra los Cuerpos de Seguridad”, asegura. Por ello, pide más mano dura al Gobierno. Le sorprende que “parece que en España les da vergüenza sacar a los militares a la calle, cuando en muchos países de Europa es lo normal cuando se dan casos de terrorismo”. “Lo que está pasando hace necesario que actúe el Ejército”, afirma.

"Al Gobierno le da vergüenza sacar al Ejército, pero en Cataluña hace falta”

Le preocupa que la situación actual de Cataluña derive en algo similiar a lo que pasó en el País Vasco. “Se da un claro caso de perversión narcisista colectiva. Se alimenta la victimización, el aislamiento, la xenofobia, la fantasía de un enemigo imaginario. El adoctrinamiento de los jóvenes existe, porque me he infiltrado en clases de la universidad y lo he comprobado. Se les ha educado con miedo a una supuesta opresión de una España que es el malo. Están creando batallones de asesinos en potencia”, lamenta.

Otro asunto que indigna a Meylan es la existencia de una falsa embajada catalana en Ginebra. Con la aplicación del 155 se cerró, pero se queja de que la han vuelto a abrir “y el Gobierno español no hace nada”. “Una falsa embajada de la República de Crimea o de California no duraría ni 24 horas”, asegura.

Según Meylan, a través de esta embajada se canaliza el dinero que se usa para la propaganda separatista en Suiza. “Es una vía que usan para sacar dinero de la Generalitat, supuestamente para promoción de Cataluña, pero realmente se usa para la compra de influencias y desprestigiar a España”.

Durante estos dos últimos años ha estudiado el funcionamiento de la falsa embajada catalana. Asegura que cuenta con un presupuesto de 700.000 euros que utilizan, entre otras cosas, para pagar publirreportajes en los principales periódicos suizos, como la ‘Tribuna de Ginebra’.  Por ello, lo denunciaron ante el Departamento Federal de Asuntos Extranjeros de Suiza y solicitaron su cierre inmediato.

También han actuado contra Quim Torra, a quien denunciaron el octubre de 2018 por “su llamada al odio y en pro de los CDR” y que cree que ahora podría estar cometiendo “un delito terrorista”; a Marta Rovira, “por la continua actividad que lleva a cabo en Suiza atacando a España”; o a TV3 por “hacer propaganda al servicio del aparato separatista”.

Denunció ante Unicef el uso de los niños por parte del separatismo catalán

François Meylan conoce el conflicto catalán desde dentro. No se ha limitado a observarlo desde suiza, sino que ha viajado multitud de veces a Cataluña, se ha infiltrado en manifestaciones separatistas y ha estudiado a fondo el conflicto. Por ello, asegura que “no es un problema que se vaya a acabar solo, ya que no es político, sino criminal”. Y es que, según este suizo de origen almeriense, “el único objetivo que tienen los dirigentes es económico. La ideología es solo para las masas, que actúan como una secta”.

Meylan infiltrado en una manifestación independentista. Meylan infiltrado en una manifestación independentista.

Meylan infiltrado en una manifestación independentista. / Diario de Almería

Cuando logró infiltrarse en manifestaciones separatistas se hizo con cuantioso material gráfico para denunciar, entre otras cosas, la utilización de los niños. Algo que notificó a Unicef pero no han obtenido respuesta. “Son adoctrinados desde la escuela, por ejemplo falsificando los libros de Historia”, lamenta.

Meylan, que ha estudiado durante años las organizaciones criminales y la violencia política, está convencido de que la forma de actuar del aparato separatista “es como una organización criminal o terrorista”.

“Para ellos Suiza es muy importante, es como su tercer lugar santo, tras la Barcelona rural y Madrid”, explica. Y es que en el país helvético han encontrado un potente altavoz internacional, “han comprado influencias, medios de comunicación, actúan en el Salón del Libro de Ginebra, y hasta en su universidad”, cuenta.

Son especialmente activos a través de la ANC. “Durante ocho años han estado haciendo propaganda sin respuesta de un relato unionista”, lamenta. “La estructura de la denominada Diplocat me recuerda a Al Qaeda o el Estado Islámico. Actúa como un poder político”, sentencia Meylan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios