Coronavirus Almería

Herminia Uroz: "La muerte de tres jóvenes en un coche en pleno confinamiento fue un drama"

  • La regidora de Nacimiento lamenta lo duro que fue no poder estar con las familias tras el accidente de tráfico del 8 de abril

  • El grupo de voluntarios ha sido la mejor arma para evitar que el virus llegue al pueblo

Herminia Uroz, alcaldesa de Nacimiento. Herminia Uroz, alcaldesa de Nacimiento.

Herminia Uroz, alcaldesa de Nacimiento.

Maestra y alcaldesa, dos profesiones que Herminia Uroz compatibiliza desde hace muchos años y que durante esta pandemia sanitaria le han obligado a “buscar tiempo de dónde no lo hay” para corregir las tareas de sus niños y blindar a la localidad de Nacimiento del coronavirus. Lo segundo, sin cobrar un euro.

-Con algo más de 500 habitantes, ¿cómo se ha vivido este estado de alarma en Nacimiento?

–Con mucha precaución. La población es muy mayor y por tanto de alto riesgo. Por eso prácticamente no han salido y desde el Ayuntamiento se apostó por creare un grupo de voluntarios que se han encargado de dar apoyo a todos los mayores del pueblo que estaban confinados en su casa. Les han llevado alimentos y medicamentos. Iban muy protegidos con mascarillas y guantes e incluso con trajes de buzo. A día de hoy siguen haciéndolo con muchos mayores que aún tienen miedo.También hemos trabajado en la desinfección de calles con la ayuda del Infoca así como con el Consorcio del Sector II, con estos tres veces. A las familias vulnerables también les hemos ayudado con productos básicos de alimentación e higiene. Les hemos dispensado lotes elaborados con los establecimientos del pueblo. Concretamente han sido 17 familias vulnerables.

–A día de hoy no se ha registrado ningún caso de infectado por COVID-19 en su municipio. ¿Cómo valora este positivo dato?

–Por redes sociales hemos hecho mucho hincapié a la ciudadanía para que no viniesen al pueblo, que no nos visitaran. Que se esperaran y no subieran a ver sus padres porque estaban totalmente atendidos. Que se comunicaran con ellos telefónicamente y no de forma presencial para evitar los contagios. Gracias a eso, hemos mantenido a raya al coronavirus.

-Acabamos de entrar en Fase 2 y ya hay bastante libertad de movimiento. Sus vecinos tienen más ventajas que los de la capital por ejemplo.

–Sí porque hay menos aglomeraciones. Todos mis vecinos van con sus mascarillas que les hemos repartido hace unas semanas y todos respetan las distancias. En los comercios se guardan los turnos para entrar y salir y gracias a todo ello, nos mantenemos alejados de ese bicho.

"Desde redes sociales pedíamos a la gente con segunda residencia que no viniera al pueblo"

-¿Cómo le ha afectado la crisis sanitaria al motor económico de su municipio?

–Sobre todo a los negocios que han tenido que cerrar durante más de dos meses. Por eso, a los tres negocios de restauración que hay en el municipio desde el Ayuntamiento le vamos a echar una mano con una aportación económica para que puedan compensar todo este tiempo que han estado con sus puertas cerradas.La ventaja que nosotros tenemos es que somos un pueblo que vive de la agricultura ya que hay invernaderos en el Paraje del Campillo y no han parado de trabajar. Además, debido al envejecimiento de la población, otros muchos vecinos son pensionistas por lo que en ambos casos esta crisis sanitaria no les ha afectado porque todos siguen igual que antes.

–Con la llegada de este virus nada volverá a ser como antes y lo de mostrar el afecto de forma tan efusiva ya es casi un delito. Eso en pueblos como el suyo donde todos se conocen va a ser muy duro de asimilar.

–Aquí todos nos conocemos y es difícil no poder acercarte a saludar a un amigo, vecino o familiar. No podemos demostrar nuestro afecto y cariño y, más aún si cabe cuando ha habido defunciones en el pueblo. Por desgracia hemos vivido un triste accidente de tráfico a principios del estado de alarma, el día 8 de abril concretamente. Fue un drama porque fallecieron tres jóvenes de 24, 28 y 30 años y fue una situación dramática porque no se podía hacer ni velatorio ni entierro normal. Solo pudieron asistir tres de cada familia y fue una situación muy dura porque eran muy conocidos.En momentos tan duros como este no hemos podido estar con las familias. Es dramático.

-¿Cree que vamos a salir de esta crisis sanitaria y la consiguiente crisis económica?

–Salir claro que saldremos pero se va a tardar mucho tiempo en recuperar la economía a nivel nacional, regional y local. Va a ser un importante parón económico pero lo primero es acabar con esta crisis sanitaria que ojalá se encuentre una vacuna pronto y podamos respirar tranquilos.

–¿Cuáles son las inquietudes que más le han transmitido sus vecinos desde que comenzó el confinamiento?

-Sobre todo, ayudar a las familias más necesitadas y peticiones de comida y alimentos para los mayores que no podían salir. Demasiado bien se han comportado ya que han aguantado sin salir de sus casas muchos días.

–¿Afectará esta pandemia al galopante problema de despoblación que sufren los pueblos del interior como el suyo?

-Yo pienso que se va a mantener igual. Al que le gusta vivir en un pueblo no va a dejar de hacerlo por este virus. Va a valorar mucho la calidad de vida que tiene y los que decidieron salir fuera a encontrar trabajo no creo que vuelvan porque siguen fuera trabajando y volverán los fines de semana como sucede en Nacimiento. Aquí muchos tienen segunda residencia y tras pasar la semana en la capital o en la costa y cuando terminan de trabajar vuelven los sábados y domingos al pueblo.

–A esos se refería con su llamamiento en Facebook a que no viniesen al pueblo.

–Así es. Había que evitar los contagios y que no nos trajesen un ‘premio’ al pueblo.

–Muchos alcaldes se quejan de falta de fondos para acometer las labores de desinfección y medidas complementarias para frenar al virus. ¿En su caso cómo están las arcas municipales?

-Hemos recibido ayudas económicas de todas las administraciones pero no llegan a cubrir las necesidades a las que hemos tenido que hacer frente. Nada más que la desinfección completa de las calles del pueblo con productos homologados cuesta unos 2.000 euros. Ha sido una inversión muy fuerte.

–En su caso ayuda que ningún concejal, usted incluida, cobra por la responsabilidad política que tienen.

-Así es. No pagar ninguna nómina ayuda mucho porque se destina todo el dinero a los vecinos. Aquí no hay ninguna retribución, ni sueldo, ni dietas ni desplazamientos.

"Que nadie del equipo de gobierno cobre un euro ayuda porque se destina todo el dinero a los vecinos"

-Más que nunca su trabajo por su municipio es por amor al arte.

-Sin duda ninguna. Cada uno de los ediles del equipo de gobierno vive de su trabajo. Yo concretamente soy maestra y vivo de mi sueldo como docente. Eso ha permitido no restar ningún euro de las arcas municipales y que todo se destine a mejorar al pueblo. Es un gran ahorro y se nota mucho.

-¿Y cómo ha compatibilizado su gestión municipal con la docencia?

-He tenido que trabajar las 24 horas del día como se suele decir. Por un lado, he estado trabajando telemáticamente mandando y corrigiendo tareas de mis alumnos. Y por otro, pasando muchas horas en el Ayuntamiento solventando todos los problemas que nos han ido surgiendo. No queda otra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios