AGRICULTURA

El Ejido convierte los excedentes agrícolas en alimento para 13.000 ovejas

  • Ya  está en funcionamiento la planta de Frutilados puesta en marcha por el Ayuntamiento y 25 empresas

El alcalde, Francisco Góngora, ha visitado la planta de Frutilados. El alcalde, Francisco Góngora, ha visitado la planta de Frutilados.

El alcalde, Francisco Góngora, ha visitado la planta de Frutilados. / Diario de Almería

La planta de Frutilados ya es una realidad en El Ejido. Han comenzado las primeras pruebas de transformación de los restos vegetales en alimento de calidad para el consumo de ganado ovino. El proyecto contempla la transformación de entre 38.000 a 50.000 toneladas de excedentes de la comercialización y producto de retirada agrícolas en sustento para 13.000 cabezas de ganado al año. Una cifra que podría incrementarse progresivamente ya que se ha diseñado para que pueda ir creciendo en función de la demanda.

Ubicadas en el Paraje de La Molina de Las Norias de Daza, estas instalaciones incorporan avanzados sistemas de tratamiento de los restos vegetales y conversión de la materia prima en un producto totalmente aprovechable y es que, gracias a procesos punteros de I+D+I, el excedente deja de ser un residuo pasando a convertirse en un subproducto y por tanto, en alimento para ganado de un altísimo valor nutricional, mediante la técnica del ensilado en bolas plastificadas, de 600 kilos, con un año de conservación.

Esta infraestructura cuenta con zona de oficinas, zona de acopio de paja, de ensilado y con salida a granel para los ganaderos locales.

El alcalde de El Ejido, Francisco Góngora, junto al concejal de Agricultura, Juan Fernández; al presidente de Frutilados, Juan Romera, y al director técnico de la fábrica, Fernando Escobar, ha visitado la planta para comprobar el funcionamiento de estas importantes instalaciones que vendrán a dar solución a los excedentes de subproductos procedentes de las centrales de manipulado.

Góngora ha recordado que “se trata de un proyecto medioambiental liderado por el Ayuntamiento y 25 empresas hortofrutícolas, fruto del consenso, la unión y el trabajo de todo el tejido empresarial del agro en una apuesta por garantizar la sostenibilidad del sector y, por ende, un crecimiento más racional abordando la explotación de los recursos disponibles sin perjudicar al entorno”.

El acalde ha señalado que "se trata de la primera planta de estas características en la provincia y con ella, avanzamos hacia la economía circular para prolongar la vida útil de los materiales y el aprovechamiento de los recursos tanto como sea posible, reduciendo al mínimo la generación de residuos".

Este proyecto se une a la iniciativa en las que ya también se trabaja como es ENCE, para convertir los excedentes agrícolas en energía eléctrica. Se valorizarán unas 650.000 toneladas de biomasa al año, con capacidad para generar 31.5 megavatios y una producción de energía de 250 mill de kWh/año, lo que equivale al consumo de 240.000 habitantes”. De esta manera, se avanza de manera importante en lo que a bioeconomía se refiere”. Se trata, por tanto, de una iniciativa basada en una nueva forma de producir y consumir, dándose así una respuesta a los retos medioambientales y sociales, generando desarrollo económico y empleo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios