Huércal de Almería

Autochurros y telechurros para sobrevivir a la crisis

Autochurros y telechurros para sobrevivir a la crisis Autochurros y telechurros para sobrevivir a la crisis

Autochurros y telechurros para sobrevivir a la crisis

Rafael González (Huércal de Almería)

La crisis sanitaria y económica está obligando a muchos negocios a tener que reinventarse para poder sobrevivir. Algunos, como Paco y su esposa Rocío, al frente de la Churrería ‘Mi Niña Rocío’, nombre en honor a su hija de catorce meses, lo han hecho a raíz del último cierre perimetral y en pocas semanas han revolucionado los desayunos de Huércal de Almería con el ‘autochurros’ que han instalado junto a la carretera N-340, a la altura del Polígono Industrial de La Cepa.

Desde que tuvieron la idea, les ha crecido la clientela. Entre semana son los trabajadores de los polígonos industriales los que llaman por teléfono primero y se acercan después a recoger sus pedidos. Los fines de semana el desfile de vehículos en línea es continuo. Atienden así, bien con coches en línea, como en las cercanas hamburgueserías, en recogida o bajo pedido. El éxito está siendo tan rotundo que se encuentran ultimando el ir un paso más allá, y en breve tendrán firmado el contrato con algunas plataformas de servicio a domicilio para poner en marcha también el ‘telechurros’, directamente a la casa del cliente.

Procedente de una familia churrera, Paco, con Rocío, tiene contratada permanentemente desde hace tres años a Alba, y eventualmente a la hermana de esta, Alejandra. Están a diario entre las 7:00 y las 12:00 horas, a excepción de los lunes, cerrado por descanso del personal, para mantener la tradición municipal de desayunar con churros y chocolate.

Esto es posible, explica Paco, a que “el Ayuntamiento de Huércal de Almería, y su alcalde Ismael Torres, ha sido el único que ha dado la mano a nuestro sector, que es el de los feriantes. Nosotros estaríamos ahora mismo en las fiestas de los pueblos de la Alpujarra, pero al no haber fiestas, no podemos tener ingresos. Dentro de lo malo que ha sido eso, tenemos al menos algo bueno gracias a este apoyo de Ismael y de Huércal, que son los únicos que han dado facilidades para que nuestro sector pueda desarrollar su trabajo, cumpliendo con todos los protocolos de sanidad”.

Huércal de Almería mantiene así su tradición churrera, también en los momentos de cierre de la hostelería. Ya sea en el ‘autochurros’ o, pronto, en el ‘telechurros’.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios