De la autoescuela de Huércal a ganar un concurso en Televisión Española

Carlos Montes dirige desde hace once años un centro de formación por el que han pasado más de 10.000 alumnos

Carlos Montes, en la puerta de su autoescuela en Huércal de Almería
Carlos Montes, en la puerta de su autoescuela en Huércal de Almería / Tito S.
Tito Sánchez Núñez

15 de noviembre 2019 - 04:00

Carlos Montes, en la puerta de su autoescuela en Huércal de Almería
Carlos Montes, en la puerta de su autoescuela en Huércal de Almería / Tito S.

El programa ‘Arranca en verde’ de TVE pasó por Almería y uno de sus concursantes, Carlos Montes, consiguió superar las seis preguntas que le hicieron merecedor de un premio de 500 euros que ha donado a Aspapros.

Profesor de autoescuela y gerente de Autoescuela Carlos en Huércal de Almería, Carlos Montes es un fiel seguidor de este programa de Seguridad Vial y por eso no dudó en cuanto supo que venían a la capital. “Soy un friki de la Seguridad Vial y seguidor del programa, por eso cuando me enteré que venían envié un mensaje de WhatsApp, contactaron conmigo y finalmente fui uno de los tres participantes en Almería”.

El programa rodó en la capital en el mes de abril, aunque no ha sido hasta ahora cuando ha sido emitido. El encuentro entre Carlos y la presentadora, Leonor Lavado, se produjo en la plaza de la Catedral y desde allí comenzó la ruta que acabaría haciendo a este director de autoescuela merecedor del premio.

“Hasta ahora he sido el único profesor de autoescuela que ha participado y si bien es verdad que da un poco más de ventaja sobre otros usuarios, te la juegas igualmente porque algunas preguntas son muy técnicas y necesitas saber datos, por lo que puedes fallar perfectamente”, explica. Una de ellas fue sobre si el transporte público en Almería había crecido en un 12%. Verdadero o falso. “Yo estaba convencido de que había subido. ¿Un 12%? No sabía el porcentaje exacto, podía ser un 20%. Pero me la jugué a Verdadero y acerté”.

Carlos Montes acertó también el resto de preguntas. La prohibición del claxon, excepto para evitar accidentes; el uso de neumáticos especiales de invierno a partir de 7º hacia abajo; o la colocación de heridos en posición lateral de defensa para evitar la asfixia. Y en la última se jugó todo.

“Pasas nervios. Vas sentado atrás en el coche plató, que es una virguería. No ves la parte de delante, solo cámaras, y al conductor solo lo ves a través de una rendija. Me lo pasé en grande, pero a medida que pasaban las preguntas tenía dudas y nervios. La última pregunta, en directo, era muy compleja”, reconoce.

¿Cuál de los siguientes efectos no se produce en carretera? Opciones: Acordeón, mirón, cremallera y serpiente. “El efecto mirón sí lo conozco; cuando hay un accidente, los conductores se quedan mirando, aminoran y el de atrás no se da cuenta y hay una colisión por alcance. También el acordeón; en una vía saturada un coche avanza y el de atrás avanza, el primero frena y el de atrás frena”.

Por lo tanto, quedaban dos opciones. “Entre cremallera y serpiente tenía dudas. Es verdad que cremallera sí me sonaba, pero en ese momento no sabía explicar qué era. Y por eso escogí serpiente como el efecto que no se produce en carretera. Me la jugué y acerté”. Luego confirmaría: el efecto cremallera es el que se produce cuando, en una vía con dos carriles en el mismo sentido, uno se encuentra cerrado y los vehículos de ese carril deben incorporarse al otro, produciéndose un paso alternativo de vehículos.

Cabezón y atrevido, como él mismo se define, en su juventud pasó de jugador a entrenador de baloncesto y directivo en el club del Colegio Safa. “Allí nos hicieron personas y nos inculcaron unos valores increíbles”, recuerda. Pero en 2004 dejó las pistas para empezar como formador de Educación Vial en la Autoescuela Victoria, un paso del que se siente “muy orgulloso”. En 2008, ese atrevimiento le llevó a “independizarse” y lanzarse con su propio centro, Autoescuela Carlos, en Huércal de Almería. “En septiembre de 2008 obtuve las licencias de Tráfico y del Ayuntamiento. Abrimos con la crisis pillándonos y lo hemos pasado mal, nosotros y todos, pero ahí estamos, hemos crecido, son once años ya y ahora tenemos toda clase de vehículos para sacarse todos los permisos y algunos servicios muy concretos que no tienen otras autoescuelas”, comenta.

En su centro, “tenemos una metodología propia y por eso nos buscan los alumnos, así como muchos cursos de formación y un campus virtual enfocado a empresas. Recogemos a la gente de municipios cercanos como Almería capital, Benahadux, Rioja o Pechina, también para las clases teóricas, y los volvemos a llevar, y tenemos cursos teóricos intensivos con gente siempre explicando por las mañanas y tardes, algo que por desgracia muchos centros han dejado de hacer”.

En estos once años, cerca de 10.000 personas han realizado cursos en este centro situado en la calle Profesor Tierno Galván del municipio huercaleño. “Nos hemos hecho un nombre y lo hemos ido cultivando día a día, es un sacrificio enorme estar ahí e intentar ser del agrado de todos, porque a veces también pasa que no eres del agrado de alguien y se te va, pero tenemos que aprender de ello y mejorar”, añade.

Además de los cursos de conducción, ofertan otros muy demandados de agricultura, maquinaria, carretillas elevadoras, manipulador de alimentos y otros enfocados a logística, transporte y almacenes. “Podríamos dar a empresas de cooperativas o transportes un servicio casi integral en cursos de formación”, cuenta.

Autoescuela Carlos es también uno de los pocos centros en Almería donde se pueden recuperar puntos del carné y el único que cuenta con un simulador de vuelco para alumnos y eventos con ayuntamientos así como empresas obligadas a hacer cursos de Formación Vial. “Trabajamos en algo que nos encanta y con formación y educación podemos llegar a ‘víctimas cero’ en carretera, porque los accidentes son evitables. Con este simulador la gente se sube y da una vuelta completa de 360º sujetados simplemente por el cinturón de seguridad y ven su eficacia. Acompañamos la experiencia con unas gafas que simulan la conducción bajo los efectos del alcohol, las drogas y la fatiga para que así se cree conciencia”, narra.

Once años después de abrir su centro en Huércal de Almería y habiendo ganado un premio en un concurso televisivo nacional, Carlos Montes disfruta su hobby. “Mi hobby es mi empresa y hay veces incluso en que la familia se queda en segundo lugar. En tercer plano está el baloncesto, del cual no me considero retirado, porque pienso que algún día volveré a entrenar, pero ahora mismo no sé cómo ubicar ese tiempo”. Quizás pueda dar cabida a todo con un efecto cremallera.

stats