LEVANTE

La mina Mulata: un filón de oro para el turismo en Bédar

  • El Ayuntamiento ya trabaja en la puesta en valor de la mina abandonada

  • Una treintena de estudiantes franceses de Geología la visitó hace unos días para conocer sus encantos

Grupo de estudiantes frandes de geología en la entrada de la mina Mulata. Grupo de estudiantes frandes de geología en la entrada de la mina Mulata.

Grupo de estudiantes frandes de geología en la entrada de la mina Mulata. / V. Visiedo P.

En pleno núcleo urbano de Bédar, bajo algunas de sus blancas casas, duerme casi olvidada la vieja mina antes conocida como “la roza del Indio”. Se trata de la mina La Mulata, una enorme cavidad de amplias galerías de donde se extraía hierro y que ahora puede ser una auténtica mina de oro para el turismo bedarense.

El Ayuntamiento trabaja hace más de un año en su puesta en valor, gracias a los proyectos que realizan expertos en Geología de la Universidad de Lorena, gracias a un fructífero acuerdo por el que sus estudiantes visitan la localidad cada año.

Así, cada primavera desde hace ya seis años, las sierras del Levante almeriense se convierten en el campo de trabajo de un grupo de estudiantes franceses de Geología. Desde el pasado 12 de marzo hasta día 26, alumnos de la Facultad de Ciencias y Tecnología de la Universidad de Lorraine, ubicada en la ciudad francesa de Nancy, estudian la riqueza mineral de la zona, desde El Chive (Lubrín), Cabezo María (Antas), pasando por La Huelga (Sorbas), o la imponente Sierra Cabrera de Turre. Su base la establecen en el municipio de Bédar, donde encuentran el respaldo del Ayuntamiento, que les cede unas instalaciones donde trabajar la parte teórica del proyecto; y el apoyo de la asociación Apamibe (antes Bédar Sostenible) y Amigos del Argar.

Este año se han desplazado hasta el municipio blanco de la sierra levantina un total de 29 estudiantes, acompañados por profesores e investigadores de la universidad francesa, encabezados por Christian Hibsch. Para el municipio supone, sin duda, un impulso turístico, ya que consiguen llenar las casas rurales en temporada baja y, además, dan a conocer su patrimonio natural.

Esta vez, como principal novedad, los estudiantes de Geología han cambiado la tradicional visita a la mina La Higuera (ubicada en la ruta de las minas), por la visita a La Mulata. Y es que, el Consistorio está poniendo muchos esfuerzos para explotar el filón turístico, cultural y científico que se esconde bajo la montaña.

“Fruto de la colaboración con la Universidad de Nancy hace unos meses nos entregaron un proyecto muy bueno en el que nos dan diferentes alternativas para poner en valor la mina La Mulata. Vamos a encargar ahora a un técnico que redacte el proyecto que nos dé la garantía de que podemos iniciar las actuaciones”, explica el alcalde de Bédar, Ángel Collado.

Entre las diferentes opciones planteadas, la preferida del regidor es “la adecuación de la zona de entrada hasta llegar a una enorme sala en la que, con buen criterio y acierto, han planteado que se pueda hacer un espectáculo de luz y sonido”, explica. Para ello ya ha destinado 20.000 euros, con el apoyo de la Diputación Provincial. para la elaboración de una memoria y un proyecto técnico que lo ponga en marcha.

No obstante, La Mulata es una mina especial que ofrece otras muchas posibilidades. Como explica Juan Antonio Soler, de Apamibe, “la mina tiene las salas más grandes de todas las que he visto; tiene una gran sensación de espacio y aberturas por todos lados, por lo que no tiene problemas de aireación”. Además, cuenta con varios niveles y diferentes salidas. “No es tan grande como otras, pero es diferente, y es que toda la montaña está hueca, por lo que ofrece muchas opciones para hacer actividades diferentes”.

El profesor Hibsch, tras el mapeo realizado por dos de sus alumnos el verano pasado, ha propuesta muchas ideas para La Mulata. “La mina tiene muchas opciones, un ambiente mágico que serviría para hacer exposiciones de arte y atraer a gente que no solo esté interesada en la minería”, explica. También propone rentabilizar el potencial científico del lugar, con la creación de un centro geológico para atraer a estudiantes. “Son ideas, pero ahora hay que ver también como hacer que sea viable económicamente este espacio tan polivalente”, dice el investigador.

Por lo pronto, los estudiantes que trabajan estos días en la zona se llevarán consigo muestras de la tierra y el agua presentes en una de las zonas más profundas de la mina. Quieren saber si es viable cultivar champiñones en las profundidades de La Mulata, lo que sumaría otro atractivo más al lugar.

Escena de la película 'La isla del tesoro' Escena de la película 'La isla del tesoro'

Escena de la película 'La isla del tesoro' / Diario de Almería

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios