Provincia

Los motores rugen en el primer enduro de Serón

  • Herredor y Vico, campeones en las ramblas Higueral y Jauca y el Río Almanzora · Miles de vecinos de la comarca, del Levante y hasta de Granada disfrutaron con esta prueba

Serón es al jamón, como Garrucha es al gambón. La etiqueta de cada municipio, por lo demás, marca bien las diferencias: sierra y mar. A las siete de la mañana Serón aparece envuelto en un visillo tejido durante la noche con puntadas desvanecidas de escarcha y humedad de encinas. Hay movimiento por las calles del pueblo, las máquinas de café de los bares no tienen reposo: un cortado, uno solo, una manchada, uno con leche corto de café, solo americano, un cortado acompañado, uno con leche la leche templada. La variedad de modalidades de café en España es inacabable. Poco a poco la bulla se traslada al Pabellón Polideportivo Municipal de Serón, allí un ir y venir de mecánicos, pilotos, motores en marcha, nervios entretenidos en cualquier charla sin más.

A intervalos de un minuto los veintisiete coches participantes en el I Rally Todo Terreno Serón, última prueba del Campeonato de Andalucía, salen del parque cerrado para situarse en el punto de salida. Comienza la primera de las dos pasadas de la Prólogo, ocho kilómetros en total de pista con el pie clavado en el acelerador. La suma de los tiempos de cada pasada marca el orden de salida para la primera Etapa del Rally.

A escasos metros del Parque de Asistencia los jugadores de petanca no prestan la mínima atención al paso de los todo terrenos ni al ruido estruendoso de sus motores. Ellos, a lo suyo, a arrimar la bola al boliche todo lo que se pueda y sepa. Algunos de los espectadores se lamentan de haberse quedado este pasado fin de semana sin fútbol, de que los coches hayan invadido 'su' campo. Mientras tanto, centenares, miles de personas, tanto del municipio de Serón, como de Tíjola, Zurgena, Macael, Mojácar, Olula del Río, Bacares, Fines, e incluso de la vecina granadina Baza, se apostan a lo largo de los sectores selectivos. Los hay que buscan curvas cerradas para ver como los pilotos las negocian, otros prefieren ubicarse estratégicamente en aquellos puntos de la pista en que los vehículos literalmente vuelan.

Algunos espectadores cuentan experiencias vividas en otras competiciones de nivel local: "yo estaba cazando y no me enteré de que había una carrera de autos de estos. Que oigo un ruido a lo lejos, me preparo la escopeta y menos mal que tengo buena vista y me apercibí, que si no le rajo un tiro a uno". De una anécdota se pasa a otra en tanto de un coche se pasa al siguiente, algunos hacen sonar el claxon a su paso en señal de saludo.

Los coches llegan al parque de asistencia; un rápido vistazo, un apriete de tuercas y de nuevo a la pista. Uno de los participantes no puede tomar la salida porque en la gasolinera se confundieron y le metieron gasolina en vez de gas-oil. Todos los esfuerzos por vaciar totalmente el tanque resultaron inútiles, la mezcla de combustible lo detuvo, no era cuestión de jugarse el motor. Otro partió una llanta porque una roca estaba donde no debía estar o el piloto no debió haber metido la rueda justo donde estaba la roca.

Pilotos y coches acaban rotos el I Rally Todo Terreno de Serón. El sólo echo de subirse a un coche de estas características es un triunfo. Sin embargo, uno de ellos ha de ser el primero y en esta ocasión lo fue Javier Herrador y su copiloto Víctor Vico, a los mandos de un BMW X5. De premio, obviamente, un jamón que hizo entrega el alcalde de Serón, Juan Antonio Lorenzo, quien manifestó a participantes, asistencias, voluntarios, en definitiva, a todos los que hicieron posible el Rally, su agradecimiento por la colaboración prestada, a la vez que destacó la falta de incidentes, también de accidentes. Serón ha inscrito su nombre en la historia de la alta competición al acoger la última prueba del Campeonato Andaluz de Rallies Todo Terreno. El próximo año, más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios