Níjar

Ágata, amatista y adoquines, la minería más desconocida del coto Rodalquilar, de Níjar

  • Hubo minas de plata, plomo, caolines e incluso se corrió la noticia que también había de platino

Cantera de adoquines en el cerro de Romero Cantera de adoquines en el cerro de Romero

Cantera de adoquines en el cerro de Romero / Oscar Molina

Las minas de oro de Rodalquilar, explotadas en la segunda mitad del siglo XIX y durante una buena parte del siglo XX, hasta su cierre definitivo en 1990, han jugado un papel fundamental en la economía de esta barriada.

Pero la actividad extractiva también se dio en otros materiales como plata, plomo, caolines, amatistas e incluso de adoquines para pavimentación en varias canteras “que han pasado más desapercibidas al tratarse de minerías a pequeña escala”, según explica Paco Hernández Ortiz en el último número de “Ecos del Parque”, la revista la Asociación de Amigos del Parque Natural Cabo de Gata- Nijar con periodicidad trimestral, tirada gratuita y distribución en los principales puntos de interés del Parque Natural y también a través de internet.

Bajo la documentada opinión de este especialista, los casos más rocambolescos del coto minero de Rodalquilar fueron el episodio de sus minas de platino. “ Todo comenzó cuando a inicios de la década de 1920 apareció la noticia de la existencia de platino nativo en los filones de cuarzo del Cabo de Gata. Esta noticia fue muy importante en aquel momento ya que el valor del platino era mayor que el del oro”, explica Hernández Ortiz.

Y añade: “Nadie tuvo en cuenta que la presencia de platino es bastante improbable en el contexto geológico de Rodalquilar. Otro ejemplo más de la irracionalidad de los episodios especulativos. La principal área de interés platinífero se localizó en las inmediaciones del cerro del Garbanzal, donde estaban las principales minas de manganeso del Cabo de Gata, y estaba formada por las concesiones mineras ‘Monte de Platino’, ‘Virgen del Mar’, ‘Soñando’ e ‘Ilusiones’. Todo quedó en otro episodio más de especulación minera”.

Con respecto a la minería de piedras semipreciosas, recuerda la existencia de noticias de algunos mineros de Rodalquilar “que se dedicaban a explotar las ágatas y las amatistas en los alrededores del cerro de los Guardas en el tramo final del siglo XVIII. En la actualidad, existen todavía los restos de una pequeña galería semiderrumbada, que se adentra en un filón de ágatas y amatistas y que probablemente fue el objetivo de aquellos mineros del siglo XVIII”, apunta.

La primera zona de canteras de adoquines de Rodalquilar “estaba situada en el cerro Romero, en su ladera cercana a la cala del Playazo, desde donde hoy día aún se puede observar esta explotación abandonada. Las canteras estuvieron en explotación desde principios de siglo hasta finales de los 40, cuando cesaron”, rememora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios