Exclusión Social

El Barranquete, en Níjar, en la Estrategia Regional para la Cohesión

  • Este programa actuará en los próximos dos años en otras 9 zonas desfavorecidas de Almería, Roquetas, Vicar y El Ejido

El Barranquete, en Níjar, en la Estrategia Regional para la Cohesión El Barranquete, en Níjar, en la Estrategia Regional para la Cohesión

El Barranquete, en Níjar, en la Estrategia Regional para la Cohesión / Txabi Ferrero

La barriada nijareña de El Barranquete es una de las diez zonas pertenecientes a cinco localidades almerienses sobre las que actuará la Estrategia Regional Andaluza para la Cohesión e Inclusión Social. La Chanca-Pescadería; El Puche; Fuentecica-Quemadero y Araceli-Piedras Redondas-Los Almendros, en Almería capital; La Gangosa-Vistasol, en Vícar; El Ejido Centro, Las Norias-San Agustín y Pampanico, en El Ejido, y Carretera La Mojonera-Roquetas, en Roquetas de Mar,completan el listado.

El Barranquete es uno de los once puntos de Níjar donde existen asentamientos de chabolismo y situaciones de manifiesta infravivienda, según el Estudio y Análisis de la Situación Socio-Demográfica y del Mapa de Infravivienda y Asentamientos Chabolistas en el Municipio de Níjar 2016-2017. Los focos detectados por los redactores de este Estudio se reparten entre los núcleos de población de San Isidro, Campohermoso, Saladar y Leche, Pueblo Blanco, Atochares. El Viso, Pujaire, Ruescas, Villa de Níjar y Los Grillos.

Este trabajo, incorporado al Plan Municipal de Vivienda y Suelo de Níjar, calcula que “ alrededor de 1.414 personas inmigrantes viven en situaciones de extrema necesidad en asentamientos chabolistas e infravivienda”. Estos datos han sido verificados “por medio de entrevistas y varias visitas a los asentamientos”. Otras 1.600 personas aproximadamente “viven en situación de infravivienda, de hacinamiento, o en habitáculos cedidos o alquilados, según los datos recopilados en el listado elaborado de situaciones de infravivienda pendientes de visita”.

Las zonas en las que se actuará este Plan han sido seleccionadas teniendo en cuenta indicadores como la tasa de paro, la población inmigrante, el déficit en el uso de servicios públicos educativos y sanitarios y la existencia de problemas de seguridad y convivencia, entre otros.

En la Estrategia se establecen cuatro grandes ejes: desarrollo económico y sostenible; políticas públicas para el bienestar y la cohesión social; mejora del hábitat y la convivencia; y trabajo en red para la intervención social comunitaria.

Algunas de las actuaciones propuestas son la dinamización de la participación de la sociedad civil en la mejora del entorno y la convivencia mediante la creación de espacios de encuentro o la mejora de las relaciones entre personas de diferentes orígenes a partir del conocimiento de las respectivas identidades culturales.

El Gobierno andaluz destinará 169,5 millones de euros hasta 2020, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de personas residentes en estas zonas desfavorecidas y evitar su exclusión. Mejorar la calidad de vida de un contingente poblacional cifrado en 914.000 personas que viven en estas zonas depauperadas en el conjunto de Andalucía. Este es el objetivo de este programa regional, cuyo importe es 9.307.894 euros por año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios