Níjar

Esperanza Pérez: "Por falta de dinero no se van a dejar de atender las necesidades reales de los vecinos"

  • La alcaldesa de Níjar habla de la pandemia como una locura  “Nunca pensé que la lejía podría ser una de mis principales preocupaciones", confiesa

Esperanza Pérez: "Por falta de dinero no se van a dejar de atender las necesidades reales de los vecinos" Esperanza Pérez: "Por falta de dinero no se van a dejar de atender las necesidades reales de los vecinos"

Esperanza Pérez: "Por falta de dinero no se van a dejar de atender las necesidades reales de los vecinos"

– Se cumplen ocho meses de la irrupción de la pandemia ¿Qué balance hace?

– El balance le corresponde a la gente y obviamente será muy distinto si se trata de una familia en la que se ha pasado la enfermedad o no, porque son casos totalmente distintos. Creo que vamos por el buen camino, que en líneas generales cumplimos las expectativas de la gente y, sobre todo, podemos asegurar que estamos dando todo lo que tenemos para que las cosas salgan bien. Es agotador, pero no es momento de mostrar cansancio ni de ponerse medallas.

– ¿Qué actuaciones ha llevado a cabo el Ayuntamiento de Níjar?

–Es imposible enumerarlas todas, porque en cada área de actuación se ha tenido que diseñar un protocolo específico, ya hablemos de atención al público, limpieza o gestión de instalaciones deportivas. Playas o redes de suministro, todo ha cambiado. Especialmente estoy satisfecha de la limpieza que hacemos en las puertas de los colegios, en los interiores, en los aparcamientos de almacenes agrícolas y en todo aquel lugar donde sabemos que se concentra un número importante de personas. Ahí tenemos que estar desinfectando continuamente. No es un procedimiento escrito o impuesto por nadie, pero decidimos hacerlo por iniciativa propia desde el confinamiento, continuamos en la desescalada y seguimos haciéndolo diariamente.

– ¿Y a corto y largo plazo?

–Seguiremos como hasta ahora, pero no descarto que implementemos nuevas medidas o tratamientos. Todos aprendemos diariamente sobre la gestión de la pandemia y la batalla por la contención. Las inversiones son las que nos permita el presupuesto. Lo que nunca pensé es que como alcaldesa la lejía se convirtiese en una de mis principales preocupaciones. La cantidad de la que podemos hacer acopio, las necesidades que tendremos en el corto y medio plazo. Parece una locura, pero es totalmente cierto.

– ¿Estado económico municipal para gastos extraordinarios?

–Obviamente los recursos económicos municipales no son ilimitados, y menos en Níjar que venimos de devolver en apenas cinco años una deuda multimillonaria, pero se trata de rehacer las cuentas porque ha cambiado el mapa de gasto. Lo que no va a pasar es que se dejen de atender las necesidades reales de los vecinos por falta de dinero. El Gobierno de España nos está ayudando liberando todas las ayudas que había pendientes por los daños de fenómenos meteorológicos y, por ejemplo, la Junta de Andalucía nos dio una subvención muy importante para limpieza y suministro de agua y alimentos en los asentamientos de inmigrantes.

– Repercusiones: cambios sociales, suspensión de fiestas...

– Los principales cambios sociales son los que afectan a la hora de interrelacionarnos, pero eso es algo que sucede en todo el mundo y no en Níjar únicamente. Hay que adaptarse hasta que exista un remedio contra la Covid y en cuanto a fiestas y tradiciones es más de lo mismo, lo más sensato es esperar a que todo pase y retomar en su momento esa parte de nuestra forma de ser, de nuestra cultura local, que son las fiestas populares.

– ¿Se han dado noticias falsas sobre la pandemia en Nijar?

–En el caso de Níjar, como en todas partes, hubo una clara intención por parte de grupos muy reducidos de personas, jaleados desde los extremos políticos, de sacar tajada del miedo de la gente, pero creo que todos hemos aprendido muy bien la lección de en qué dirección mirar para encontrar la información fiable. Un audio que no se sabe de quién es en un grupo de whatsapp, afirmaciones sin fundamento desde perfiles falsos en redes sociales o grupúsculos que sólo pueden llamar la atención diciendo la barbaridad más grande o acusando a unos y a otros de mil y una historias no son, precisamente, las fuentes fiables.

– ¿Se arrepiente de algo?

–Me arrepentiría si sabiendo que he cometido un error no hubiese dado un paso atrás para corregir y empezar de nuevo. El orgullo y la arrogancia no son rasgos que ayuden en la gestión pública, así que continuamente estamos ajustando, arreglando, haciendo pequeños cambios para mejorar estrategias. No hay tiempo de arrepentirse, sólo tenemos tiempo para reaccionar y actuar mejor que en el último intento. – Crisis sanitaria/social/económica. Todo un máster. Cuando acabe la situación actual que vivimos ya veremos que nota nos ponen los ciudadanos. De momento, nos toca seguir estudiando este máster, si se le puede llamar así.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios