Parque Natural Cabo de Gata-Níjar Níjar da diez días a los propietarios de embarcaciones para que las retiren de las playas

  • La medida afecta a las embarcaciones varadas en los arenales de San José, Aguamarga y las Negras

  • De no cumplir, el Ayuntamiento las retirará y los propietarios deberan asumir los gastos

Imagen de una barca en la playa de Aguamarga.

Imagen de una barca en la playa de Aguamarga. / D. A.

El Ayuntamiento de Níjar ha dado diez días a los propietarios sin título habilitante de embarcaciones varadas en las playas de San José, Aguamarga y Las Negras para que las retiren de los arenales y ha ordenado a las empresas que explotan servicios de temporada como rutas en kayak a fin de "evitar posibles conflictos" entre los bañistas y los usuarios de las lanchas de recreo.

En sendos bandos, la alcaldesa, Esperanza Pérez Felices indica que la situación "hace necesario que se arbitren medidas" para lograr un "mejor uso y disfrute de las playas" del municipio, cuyo litoral se enclava en su totalidad en el parque natural de Cabo de Gata.

Los bandos de Alcaldía también aluden a la actitud de los bañistas y señala que las personas que ocupen las zonas destinadas a ellos, "deberán apartarse dejando paso a la embarcación cuando su propietario quiera hacerse a la mar

Traslada que todos los propietarios y poseedores de las embarcaciones que habitualmente se encuentran en la playas de estos turísticos núcleos de población que está "terminantemente prohibido depositar o varar embarcaciones en la zona marítimo-terrestre de la playa destinada a baño sin el correspondiente título habilitante".

El ayuntamiento nijareño insta, asimismo, a retirar aquellos arcones, o mobiliario dispuesto sobre el dominio marítimo-terrestre sin la debida autorización y apunta que aquellos que dispongan del consiguiente título o de autorización para la explotación de servicios de temporada "no podrán varar las embarcaciones a menos de diez metros contados desde la línea de playa hacia interior".

Los bandos de Alcaldía también aluden a la actitud de los bañistas y señala que las personas que ocupen las zonas destinadas a ellos, "deberán apartarse dejando paso a la embarcación cuando su propietario quiera hacerse a la mar.

Advierten de que, en caso de no cumplirse lo estipulado en el plazo de diez días, las embarcaciones, arcones o demás ocupaciones del dominio marítimo-terrestre serán llevadas a las naves municipales y que todos los gastos que ello origine se impondrán a costa del propietario de la embarcación.

La Junta de Andalucía ha comenzado esta semana y hasta el 12 de septiembre el balizado de las playas y calas del parque natural de Cabo de Gata-Níjar para preservar el ecosistema ante el "incremento" de la actividad náutica recreativa y comercial en el espacio protegido, lo que supone "no solo un obstáculo para la conservación, sino también el aumento del riesgo de accidentes" con bañistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios