Níjar

La futura mezquita de San Isidro, en Níjar, se ciñe a la normativa

  • PSOE Y Adelante Níjar respaldaron su proyecto de actuación de interés público. Se levantará en el paraje de la carretera de Iryda

La futura mezquita de San Isidro, en Níjar, se ciñe a la normativa La futura  mezquita de San Isidro,  en Níjar, se ciñe a la normativa

La futura mezquita de San Isidro, en Níjar, se ciñe a la normativa

El Ayuntamiento de Níjar ha dado su  aprobación al proyecto de actuación de interés público para la implantación de un centro de culto de religión islámica o mezquita en el paraje de la carretera de Iryda, en San Isidro, promovido por la Comunidad Islámica de esta populosa barriada nijareña. El acuerdo plenario salió adelante con los votos del PSOE (11) y Adelante Níjar (1), mientras que Partido Popular (6) y Vox (3), votaron en contra.

La aprobación municipal de este proyecto viene a cerrar un expediente que el 21 de febrero de 2020 conoció la admisión trámite de su proyecto de actuación por parte de la Junta Local de Gobierno y su posterior publicación en el Boletín Oficial de la Provincia (BOPA).

Esta mezquita se levantará en una parcela con clasificación y calificación urbanística de suelo no urbanizable de régimen ordinario común, “cultivo intensivo”, afectada también por la ordenanza SNUVC-2.1 de especial protección sectorial de “vías de comunicación nacionales, autonómicas y provinciales”, por la ordenanza SNUVCL-2.2, de especial protección sectorial de “vías de comunicación de carácter local”, por la ordenanza SNU VP-2.3 de “vías pecuarias” y por la ordenanza SNU-ZL-2.4 de “zonas limítrofes de núcleos urbanos.

El proyecto ha salvado la legislación vigente con informes jurídicos y técnicos favorables tanto del Ayuntamiento de Níjar como de la Diputación Provincial y la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía.

La nueva dotación religiosa, según se hace constar en su proyecto, se edificará en una parcela de 8.414 metros cuadrados de suelo no urbanizable en la carretera que va al núcleo urbano y tendrá una superficie edificada de 1.500 metros cuadrados en dos alturas, con un presupuesto de ejecución de 611.380 euros euros. La comunidad islámica de San Isidro comenzó en 2017 la tramitación de este proyecto que ha ampliado para dotar al edificio de una entreplanta para el uso de las mujeres.

Los promotores justifican la construcción de esta entreplanta y argumentan que el número de potenciales feligreses “va en aumento”, lo que se traduce en que el centro de culto “solo podría atender la demanda de la población musulmana masculina, quedando la población femenina sin el espacio propia que esta confesión estima necesario”, señalan en el proyecto.

Con la entreplanta añadida al proyecto inicial, según sus promotores, se persigue “habilitar el centro” por saturación del espacio destinado a oración en la planta baja y “atender la demanda cultural” de la población cuando no se destine a este fin”.

Entre los objetivos que cita el proyecto de actuación que tramita el ayuntamiento está también “compartir dicho espacio con la población, independientemente de su cultura, y realizar actividades integradoras tanto lúdicas como culturales”. “Es una premisa fundamental de la asociación que promueve la mezquita”, remarca para añadir que no ven el edificio “solo como un centro de culto musulmán, sino que quieren que sea abierto, que sea elemento de integración”.

Así, la planta baja estará destinada “en exclusiva a la musulmana” y la entreplanta, para uso de todos los ciudadanos “cuando no sea usada para culto por la población femenina”, concluye el proyecto.

La mezquita para el culto de la religión islámica se construirá en un parcela de suelo no urbanizable. La calificación urbanística de este tipo de suelo consumió muchos minutos de debate antes de que el proyecto de actuación alcanzase su aprobación en la última sesión plenaria de la Corporación municipal, realizada de forma telemática y presencial.

Yolanda Lozano, portavoz del equipo municipal de gobierno socialista, recordó que el proyecto presentado goza de todos los parabienes legales y se ajusta a la normativa urbanística con informes jurídicos y técnicos favorables. “La construcción no afecta al dominio público, tiene el certificado de compatibilidad urbanística y su propuesta es viable”, señaló atendiendo al informe jurídico municipal.

Esperanza Pérez Felices abotonó al posición favorable del grupo socialista en la votación de la propuesta. La alcaldesa nijareña tiró de guión y recordó que la competencia del proyecto le corresponde a la Junta de Andalucía al tratarse de una actuación en suelo no urbanizable. “El Ayuntamiento, en este tipo de casos, lo que hace es cumplir con la Ley, ya que el proyecto cuenta con la aprobación de la Junta de Andalucía y viene precedido por los informes favorables de la Consejería de Agricultura y de la Diputación provincial, tanto jurídicos como técnicos”.

La primera edil se significó como “española y constitucionalista y este proyecto responde al articulo 9.3 de la Constitución Española sobre seguridad jurídica” como respuesta a los argumentos del grupo municipal de Vox.

José Jerez, portavoz de esta formación, apoyó su voto en contra en varios supuestos. “No tenemos certezas de que hombres y mujeres no vayan a ser discriminados, no sabemos que tipo de corriente religiosas se va a dar en este centro; quién lo va a sufragar y el coste de las obras se irá a los 2 millones de euros y no a los 600.000 que dice el proyecto”,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios