Roquetas de Mar

El Cortijo Alemán, fiel a su cita con la cerveza 36 años después

Los trajes típicos alemanes fueron ayer protagonistas en Aguadulce. Los trajes típicos alemanes fueron ayer protagonistas en Aguadulce.

Los trajes típicos alemanes fueron ayer protagonistas en Aguadulce. / fotos: javier alonso

El verano no empieza en Aguadulce hasta que no se celebra la gran fiesta de la cerveza alemana en el Cortijo Alemán, un local que va camino de convertirse en histórico en el popular núcleo roquetero, y que cada último sábado de junio desde hace 36 años homenajea a su clientela con dos horas de barra libre con típicos productos bávaros. Y la cosa no queda ahí, porque numerosos colaboradores y patrocinadores se suman a la fiesta ofreciendo distintos regalos que terminan por configurar una cita absolutamente ineludible y que cada año se desarrolla con ambientazo de los grandes.

La cerveza fría corrió de lo lindo ayer en el Cortijo Alemán. 300 litros. Y las salchichas, los codillos o los famosos rollitos con los que Armin Flöre, el propietario e ideólogo de la fiesta, deleita a diario a su clientela. En el Cortijo son fieles a sus principios y sólo sirven cocina alemana y buena cerveza importada, de distintas variedades. La doble malta bien fría suele ser la estrella en el gusto de la clientela. Ayer lo hicieron a discreción entre las 13:00 y las 15:00 horas.

Uno de los momentos más esperados cada último sábado de junio es el de los sorteos, porque si algo tiene el equipo capitaneado por Armin es su generosidad, como volvieron a demostrar ayer gracias a la buena sintonía que mantiene con amigos y empresas colaboradoras, que aportaron cantidad y variedad de obsequios. Así, los agraciados en los distintos sorteos consiguieron: una cesta de productos delicatessen de Comercial Eco; una cesta de frutas de Fruitgaycaz; un viaje con pensión completa y circuito de spa gracias a Espasol Inmobiliaria; una caja fuerte de libros, libro abrevinos y juego de cafe gentileza de Nugrifex; una caja de herramientas completa ofrecida por Ferrisan; una guitarra española firmada por Tomatito, Armin y Luis Gázquez cedida por el propio Gázquez; cuatro viajes en patín o canoa de Patines Aguadulce; cuatro camisetas por gentileza de Retroshop; tres canastas de productos dermocosméticos de Indal Derma; un teléfono móvil de última generación de Vodafone; y dos unidades de gafas de Óptica Almería.

De igual forma, aportaron los productos que se consumieron durante la fiesta de ayer tres proveedores de confianza para el Cortijo Alemán: Bodegas Damm, La ICA y Cárnicas Campohermoso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios