Comercio

La quijotesca batalla de una librería de Vera contra los gigantes de internet

  • Espacio Lector Nobel forma parte de la plataforma Todostuslibros.com que lucha contra Amazon en las ventas ‘online’

  • Realiza envíos a domicilio gratuitamente a toda España

Rodolfo Criado es el librero de Espacio Lector Nobel en Vera. Rodolfo Criado es el librero de Espacio Lector Nobel en Vera.

Rodolfo Criado es el librero de Espacio Lector Nobel en Vera. / V. Visiedo P.

Gigantes o molinos. Da igual. Sean lo que sean lo cierto es que las grandes plataformas online como Amazon son duros rivales a los que tienen que enfrentarse los comercios de pueblo, como las librerías. Es una lucha desigual, incluso quijotesca. El romanticismo de las estanterías llenas de libros y el olor a papel contra la comodidad del ‘click’ desde el teléfono o el ordenador.

Por eso, librerías como Espacio Lector Nobel de Vera llevan años reinventándose para igualar sus fuerzas contra la de esos gigantes. Hace tiempo que realizan una parte importante de sus ventas a través de internet. En el caso de la librería veratense supone aproximadamente un 20% de su facturación, según estima Rodolfo Criado, su gerente. Ya en 2011 pusieron en marcha su página web, algo rudimentaria entonces y mejorada con el tiempo — algo que no ha sido barato— , y que hoy en día es un referente para los lectores de las comarcas del Levante y el Valle del Almanzora.

A través de www.librerianobelvera.es no solo se puede consultar si tienen tal o cual libro o encargarlo para recogerlo en la tienda, sino que hacen envíos a domicilio de forma totalmente gratuita. “Es una forma de poder luchar contra Amazon; a nosotros nos cuesta dinero el envío, claro, pero asumimos el coste de nuestro porcentaje de ganancia”, cuenta el librero. En Amazon el envío se paga, ya sea directamente o a través de una suscripción prime.

El trato cercano de las librerías de toda la vida no se puede encontrar en internet. El trato cercano de las librerías de toda la vida no se puede encontrar en internet.

El trato cercano de las librerías de toda la vida no se puede encontrar en internet. / V. Visiedo P.

Al principio “solo se vendía uno o dos libros al mes a través de la web”, cuenta Criado. Pero desde hace cuatro o cinco años se empezó a extender la compra ‘online’. Ahora no solo envían libros a toda España, sino que también a diferentes rincones del mundo, especialmente a Sudamérica. “Ahora mismo estaba preparando un paquete par aun cliente en Bali”, indica el librero. Fuera de España sobre todo compran libros de flamenco: “Estamos muy especializados en la materia, especialmente en Antonio de Torres, que fue vecino de Vera. Muchos lutieres nos piden libros sobre él”.

Ahora, con la Navidad a las puertas, Librería Nobel de Vera y otros dos centenares más han unido sus fuerzas para crear una nueva plataforma para la venta online: www.todostuslibros.com. Es el “Amazon español” donde el comprador puede encontrar el libro que desea y elegir en qué librería de todo el país desea comprarlo y tenerlo en unos días en casa. Once librerías de la provincia de Almería ya forman parte de la plataforma.

La variación de precio entre un libro en el gigante americano y en la librería de pueblo puede ser de apenas un euro. Pero la decisión del consumidor de comprarlo en un sitio u otro sí puede suponer una diferencia abismal: que un negocio siga abierto y dando de comer a una familia o que tenga que cerrar sus puertas para siempre. Y es que comercios como Librería Nobel no solo nutre de literatura a los lectores de la zona, sino que también fomentan la cultura a través de encuentros con escritores, exposiciones, conferencias… Dan vida.

Los más pequeños también disfrutan de los libros. Los más pequeños también disfrutan de los libros.

Los más pequeños también disfrutan de los libros. / V. Visiedo P.

El margen de beneficio de un librero ronda el 20% de cada ejemplar vendido. Navidad es, junto al mes de agosto (muchos de los turistas de la zona son buenos clientes), el periodo de más ventas para Espacio Lector Nobel. A pesar de ello, la Junta de Andalucía no le ha dado el mismo trato que a las jugueterías y les obligan a cerrar a las 18:00 horas. “Los libros han sido una medicina durante el confinamiento; han ayudado a que mucha gente no enloquezca”, asegura Rodolfo Criado. Pero las administraciones no los consideran como un producto esencial.

El 2020 no ha sido un año fácil. Como muchos otros negocios, las librerías tuvieron que cerrar durante tres meses. Pero por suerte, la lectura ha sido el salvoconducto que muchos han utilizado para escapar del hastío durante el confinamiento, lo que ha hecho que la facturación solo haya caído alrededor de un 4% con respecto al año pasado. “Se ha notado una consolidación de las ventas. La literatura ha sido como una vacuna contra el encierro. Hay mucha gente que ha vuelto a leer y se ha notado. Ahora entra más gente a la librería y te piden que les aconsejes qué leer”, cuenta el gerente de Espacio Lector Nobel.

Un cliente espera para comprar sus libros. Un cliente espera para comprar sus libros.

Un cliente espera para comprar sus libros. / V. Visiedo P.

Y es que esa, la función de consejero o prescriptor, es otra de las que debe cumplir un buen librero. A diferencia de Amazon, no necesita de un algoritmo para conocer los gustos de sus clientes. Por eso, Rodolfo Criado reconoce que “es una gran satisfacción cuando me dicen que les ha encantado algo que les he recomendado”. Para ser un buen librero “hay que leer mucho y estar al tanto de las novedades”, resume.

Esta Navidad no faltará quienes regalen la típica corbata o el perfume de turno. Muchos otros decidirán felicitar las fiestas con un buen libro, un presente que casi nunca falla. A la hora de comprarlo tendrán que decidir si quieren hacerlo a través de uno de esos gigantes de largos brazos de varias leguas, como Amazon, o si prefieren darle una oportunidad de subsistencia a sus librerías locales. La comodidad ya no es una excusa, pues se puede hacer con un ‘click’ desde cualquier dispositivo. Todo sea para que esos idealistas Quijotes que aún creen que la cultura puede ser un negocio rentable puedan seguir picando espuelas a su Rocinante en muchas otras batallas más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios