Semana Santa

El Amor de Cristo y el Dolor de una Madre

La procesión del Amor, en imágenes

La procesión del Amor, en imágenes / RAFA GONZÁLEZ (ALMERÍA)

Pues suena casi raro poder procesionar un Martes Santo sin tener que mirar al cielo desde el ser de día. Entre pandemia y amenazas del lluvia o viento, un lustro llevaba la Cofradía de Stmo. Cristo del Amor y Ntra. Señora del Primer Dolor sin tener una Estación de Penitencia tranquila... meteorológicamente hablando. Bueno, pues este 2023 sí la ha tenido. Cuando a las 18.30 se abrió el portón lateral de la iglesia de San Sebastián, la placidez de una tarde primaveral saludó al cortejo. Casi dos centenares de nazarenos con su tradicional hábito celeste y el Escudo de la Cofradía bordado en el pecho, túnica color hueso y botonadura y ribetes rojos ganaban la calle Alcalde Muñoz además de medio centenar de mantillas elegantemente ataviadas y con el broche dorado de la Hermandad en la solapa izquierda. La procesión se había puesto en marcha.

La sorpresa del pasado año no lo fue éste, pues ya es conocido por los fieles: el Cristo sale hacía la derecha, circunvala toda la iglesia, enfila la calle recientemente rebautizada como Cristo del Amor y, al final de ella le está esperando su Madre. Se produce un encuentro entre Madre e Hijo emotivo donde los haya que pone un nudo en la garganta de los miles de almerienses allí congregados. Las primeras saetas saludan el momento.

Prosigue la procesión hacia calle Argollones, haciendo la revirá bajo la balconada del colegio La Milagrosa con el que hace un par de meses se selló una mutua colaboración entre ambos, Cofradía y colegio. Un gran faldón celeste en el balcón, la presencia de las monjitas en él y la parada que los Titulares hicieron ante ellas fue otro momento emotivo tras la salida. Con el tradicional acompañamiento musical de la Banda de CC. y TT. Santa Cruz con el paso del Cristo y de la Agrupación Musical Santa Cecilia de Sorbas continuó avanzando el cortejo por las angostas y zigzagueantes vías que comunican las calle Murcia y Granada.

Tampoco fue ya una sorpresa que la procesión bajase (en vez de subir como siempre) el Paseo para entrar en Carrera Oficial, cuya venia pidió la Hermana Mayor, Lola Fernández, con su nuevo báculo plateado con ribetes y culmen dorados que lucía con orgullo. En Carrera Oficial más saetas, en las Plazas Virgen del Mar y Catedral y en calle Tiendas. Dificultosa subida hasta la Puerta Purchena por lo empinado de las calles Mariana, Real y Tiendas y el cansancio de los costaleros y recogida en el templo al filo de la medianoche.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios