DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Historia

75 años de Blanco Silencio Franciscano

  • La Hermandad del Silencio celebra el próximo año esta efemérides

  • El compositor de la marcha conmemorativa será Cristóbal López Gándara mientras que el cartel lo pintará Fernando Vaquero Valero

El misterio del Descendimiento saliendo de San Agustín. El misterio del Descendimiento saliendo de San Agustín.

El misterio del Descendimiento saliendo de San Agustín. / Rafa González

En el último Cabildo de Cofrades de la Real, Ilustre y Franciscana Hermandad y Cofradía del Silencio, presidido por el Hermano Mayor Juan José Benavides Real, se trató entre otros asuntos, “la planificación e información del 75 aniversario”, destacándose que el compositor de la marcha y capilla musical de esta efemérides estará a cargo de Cristóbal López Gándara y Fernando Vaquero Valero realizará el cartel del 2021, año conmemorativo fundacional. Igualmente, está convocado y abierto el plazo de un concurso para la participación de quienes presentar sus trabajos relativos ilustrar esta fecha histórica a través de un logotipo.

La Cofradía del Silencio se fundó en el año 1946 a iniciativa de la Organización Sindical almeriense – CNS- para poner de relieve el catolicismo popular como expresión de la Justicia Social en el ámbito del trabajo. La primera Junta General, celebrada el día 10 de junio de este año, aprobó las Reglas fundacionales, ratificadas el 20 de junio por el Obispo de la Diócesis, Enrique Delgado Gómez, siendo su primer Hermano Mayor Mario López Rodríguez, erigiéndose como sede canónica la iglesia conventual de San Agustín bajo el rectorado de los padres franciscanos –OFM-.

La imagen de María Santísima del Consuelo, “Palomita de San Agustín” y “Reina de Alfareros”, salida de la gubia del escultor sevillano Castillo Lastrucci, fue bendecida el día 10 de noviembre de 1946. El otro Titular de la Cofradía está integrado por Nuestro Padre Jesús de la Redención en su Sagrado Descendimiento, datado este paso de misterio en el año 1948, siendo la obra póstuma del escultor granadino Eduardo Espinosa Cuadros.

De esta misma época fundacional, destacar la gran aportación a esta Cofradía por parte del Sindicato de la Aguja dirigido por Carmen Góngora, la corona que lucía la Virgen obra del artista almeriense Luis Algarra, el retablo de la iglesia en cuya hornacina se veneraba a la Virgen del Consuelo obra del escultor e imaginero almeriense y fundador del Movimiento Indaliano Jesús de Perceval; y el mayestático y barroco trono en pino de Flandes realizado por el profesor de la Escuela de Artes José Hervás.

María Santísima del Consuelo. María Santísima del Consuelo.

María Santísima del Consuelo. / Rafa González

Los años 60 la Cofradía del Silencio acogió pastoralmente en su configuración canónica tres congregaciones cristíferas fundadas por Sindicatos pertenecientes a la Organización Sindical : Jesús del Huerto -Sindicato de Frutas, Cámara Oficial Sindical Agraria y Hermandad local de Labradores- con sede canónica en la iglesia parroquial de San Isidro en el barrio de Regiones Devastadas; congregación del Cristo del Camino - Sindicato del Transporte- erigida en la parroquia de San Antonio de Ciudad Jardín y Jesús atado a la columna, con sede en la capilla de la Escuela de Formación Profesional “Francisco Franco” integrada por alumnos de la misma. Durante algunos años, junto a estos cinco pasos, el Santísimo Cristo de la Agonía, que se encuentra al culto en la iglesia de San Agustín, se incorporó al cortejo procesional penitencial.

Debemos de recordar, que la Virgen del Consuelo, era denominada como “la Virgen pobre”, tras la procesión del Jueves Santo, cuando volvía a procesionar el Sábado Santo por las calles de la feligresía en la más estricta Soledad de la Virgen y con unción devocional en una procesión integrada solo por mujeres, muchas de ellas con velo y portaban velas de cera.

Sin perder el espíritu fundacional de silencio, austeridad y sobriedad, en 1978 se reorganiza la cofradía bajo la dirección del siempre recordado Miguel Aparicio Rodríguez, q.e.p.d., quién coge el testigo en la gestión simultánea, Francisco Sierra Guirado, q.e.p.d, y Federico Bueno Haro, comenzándose una nueva etapa que nos llevará de la mano de Juan Rafael Aguilera Martínez y Manuel Vicente Barranco Rodríguez, a lo que actualmente es y representa esta corporación cofrade, El Silencio, el Jueves Santo, día en el que sigue realizando su Estación de Penitencia y la recitación de su juramento de Silencio.

Con la reorganización, se modifican las Reglas adaptándose a las nuevas normas canónicas y diocesanas, nombramiento de la Guardia Civil como Hermanos Mayores Honorarios, adquisición de una Casa-Hermandad, la vida de Hermandad con actividades y actos se ejerce durante todo el año, con especial cooperación en la vida parroquial, procesionando la Cofradía con costaleros con el paso de palio de la Virgen del Consuelo y el Descendimiento, los hábitos penitenciales con hábito y antifaz blanco y escapulario y cíngulo negro y se incorpora definitivamente música de capilla y banda de música con marchas procesionales fúnebres, entre otras cuestiones sustanciales a nivel de apostolado.

Finalmente, con objeto que no se olvide por las generaciones venideras, tenemos que recordar con el mayor respeto y consideración a todos los cofrades que nos precedieron en la fe en esta siempre franciscana Cofradía y ya se encuentran durmiendo la espera de la resurrección eterna, y como el espacio es limitado, al menos, reseñar a los cofrades Buenaventura Ruiz, Manuel Ortega y Liborio López, y por supuestos a los padres franciscanos que durante gran parte de la vida de esta Hermandad llevaron la dirección espiritual y nos impregnaron de su impronta franciscana, hoy continuada en la parroquia por la Orden Francisca Seglar - Terciarios - bajo la dirección diocesana del Rvdo. Juan José Alarcón.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios