El detalle

Un misterio, dos crucificados personalísimos y dos vírgenes con pellizco

  • Solo diez imágenes salen a las calles de Almería el Martes Santo, repartidas muy desigualmente entre las tres cofradías

El Santo Cristo del Perdón, saliendo de San Ildefonso. El Santo Cristo del Perdón, saliendo de San Ildefonso.

El Santo Cristo del Perdón, saliendo de San Ildefonso. / Javi Alonso

Solo diez imágenes salen a las calles de Almería el Martes Santo, repartidas muy desigualmente entre las tres cofradías. Coronación aglutina a siete de ellas, todas con aire sevillano, mientras que las dos del Amor y la del Perdón presentan rasgos mucho más personales por el ingenio y maestría de sus autores.

Coronación

Siete imágenes de dos imagineros distintos son las que saca la hermandad de Coronación a la calle este Martes Santo, todas de escuela sevillana. Las tres titulares son de escultor de Dos Hermanas Salvador Madroñal Valle, mientras que las secundarias son del taller de Palma del Río de Manuel Jacob Quero Velasco.

El misterio lo preside el Señor de la Humildad y Paciencia, bendecido con polémica en 1995, que está acompañado por dos sayones romanos (2011 y 2013), un centurión y un sumo sacerdote.

La Virgen de Gracia y Amparo (1993) es la segunda en la historia de la hermandad. La cabeza y las manos de la original, obra del fundador José Manuel Soriano en 1990, están depositadas en el interior de la actual. El palio es el único en Almería que representa la sagrada conversación entre María y san Juan. El Discípulo Amado se bendijo en 1999 y, aunque dejó de procesionar dos años, la pasada Semana Santa se recuperó esta escena.

Amor

Auténtico sabor almeriense el que presenta la cofradía del Amor en todos sus aspectos, incluida la imaginería. Junto al Cristo del Escucha, el crucificado del Amor es el único salido de la gubia del genio almeriense Jesús Pérez de Perceval y del Moral (1916-1990), que tomó como modelo la cara de su hermano para tallarlo. Durante la restauración a la que fue sometido en 2012 se encontró un manuscrito del imaginero en su interior en el que se confirmaba su autoría y el año 1942 como el de su hechura. La hermandad del Amor fue fundada en 1944 (celebra el LXXV aniversario este año) y el Cristo bendecido en 1945, lo que nos deja algunos interrogantes que se irán respondiendo con el tiempo. Durante años acompañaron al Cristo una Dolorosa, san Juan, la Magdalena y un romano, todos de Campos Serrano, que luego pasaron al paso del Calvario de las Angustias.

La Virgen del Primer Dolor, auténtica joya por descubrir en nuestra ciudad, es obra del valenciano José María Hervás Benet (1912-1996), que le otorgó un aire claramente levantino. Aunque no había nacido en Almería, Hervás Benet era almeriense de adopción y contribuyó sobremanera al patrimonio de las cofradías en los años 50. En 1952 se bendicen la Virgen del Primer Dolor y la de la Verónica del Encuentro y dos años más tarde el Cristo de la Buena Muerte de Angustias. Además, realizó pasos para varias cofradías. Desde 1946 hasta 1951 procesionó, primero junto al Cristo y luego sola, otra imagen mariana, obra de Francisco Campos Serrano.

Perdón

En la hermandad que cierra el Martes Santo en Almería todo lo preside el Santo Cristo del Perdón. Su majestuosidad impregna hasta el último detalle de esta corporación, al que el genio malagueño Francisco Palma Burgos dedicó los dos últimos años de su vida. En la parte trasera del paño de pureza del Crucificado el artista inmortalizó la leyenda “A Gregorina – Paco Palma 1984”, por la hija de un amigo del imaginero que fue el que puso en contacto a la hermandad con el artista.

Es justo recordar que no es la primera imagen que preside el viacrucis de silencio del Martes Santo, puesto que en 1982 y 83 lo hizo el Cristo seriado de la parroquia de Santiago (que ya lo había hecho la década anterior en la cofradía de Estudiantes), ante la negativa del párroco de San José a que lo hicieran con el crucificado del Perdón de dicho templo (obra de Domingo Sánchez Mesa).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios