Sociedad

Respeto internacional por la decisión del Papa

  • Los principales líderes políticos del mundo se muestran sorprendidos pero piden respeto a la decisión de Benedicto XVI.

Comentarios 0

Desde España a Alemania, pasando por Francia y por supuesto Italia: los principales líderes políticos del mundo se han mostrado sorprendidos por la renuncia de Benedicto XVI, pero piden respeto a su decisión.

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación español, José Manuel García-Margallo, ha manifestado su "respeto absoluto" a la decisión del Papa. Margallo ha aprovechado además para agradecer las tres visitas que ha realizado Benedicto XVI a España y ha destacado que es el mismo número de viajes oficiales que ha realizado a su Alemania natal. El ministro ha realizado estas declaraciones durante su intervención en un seminario mediación en la región del Mediterráneo celebrado en Madrid.

El Papa realizó su primer viaje oficial a España como Sumo Pontífice en julio de 2006, cuando participó en el V Encuentro Mundial de las Familias celebrado en Valencia. En 2010 visitó Santiago de Compostela y Barcelona, el 6 y el 7 de noviembre, respectivamente. En la ciudad gallega ofició una Santa Misa con ocasión del Año Santo Compostelano en la Plaza del Obradoiro, mientras que en la ciudad condal tuvo lugar una Santa Misa de dedicación de la iglesia de la Sagrada Familia de Barcelona y consagración del altar. Por último, participó en la XXVI Jornada Mundial de la Juventud, en agosto de 2011. En aquella ocasión, el Papa Benedicto XVI lanzó mensajes que aún siguen de actualidad como el que envió a los jóvenes que buscan un empleo digno o el de responsabilidad ante la crisis económica.

El primer ministro dimisionario italiano, Mario Monti, afirmó sentirse "muy turbado" por el anuncio de Benedicto XVI, quien fue elegido el 19 de abril de 2005 tras la muerte de Juan Pablo II.  El Jefe de Estado italiano, Giorgio Napolitano, elogió la "extraordinaria valentía" y "generosidad" demostradas por Benedicto XVI tras anunciar que renunciará al pontificado el próximo 28 de febrero al faltarle las fuerzas para continuar en el cargo. En declaraciones a los periodistas, Napolitano, de 87 años, expresó su gran respeto por el "sentido de la responsabilidad" de Benedicto XVI y aseguró que su mandato en la Iglesia católica "requiere un esfuerzo extraordinario que recae sobre sus hombros".

Napolitano explicó que durante la última conversación que ambos mantuvieron, el pasado 4 de febrero con motivo de las celebraciones por los Pactos Lateranenses, le dio la sensación de que Benedicto XVI era consciente de un "cansancio difícilmente sostenible". "Tenemos que tener en cuenta que la vida es cada vez mas larga y no siempre se llega en buenas condiciones de salud", afirmó el presidente de la República italiana. "Estoy muy turbado por esta noticia inesperada", señaló Monti ante las preguntas de los periodistas al margen de un congreso en el que participaba este lunes en Milán (norte de Italia), donde además aseguró que nada le había hecho presagiar que se pudiera producir la renuncia del sucesor de Juan Pablo II. "He sabido de esta noticia hace algún minuto", apuntó el excomisario europeo, quien dijo además no estar en disposición de poder comentar en qué medida esta renuncia puede cambiar la relación del Estado italiano con el Vaticano.

Para el presidente francés, François Hollande, la decisión del papa Benedicto XVI de poner fin a su Pontificado a finales de febrero es "respetable". "No me corresponde a mi hacer comentarios sobre esta decisión que pertenece a la Iglesia. No tengo que decir si está bien. Es una decisión que refleja una voluntad que tiene que ser respetada", afirmó Hollande a la prensa en Pierrefitte-sur-Seine, a las afueras de París.

En opinión del portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, el Papa Benedicto XVI ha dado un sello propio a sus ocho años de pontificado, que se deben "agradecer", y agregó que su decisión de abandonar el cargo es algo que sin duda conmueve a los católicos y los cristianos. "Durante sus ocho años de pontificado, Benedicto XVI le dio a la iglesia un sello propio. Como cristiano y como católico su decisión me conmueve. Sin duda hay que agradecerle los años en los que fue guía de la iglesia", dijo Seibert en una rueda de prensa El hermano de Benedicto XVI, Georg Ratzinger, quien reconoció que ya conocía de antemano la decisión anunciada hoy, la calificó de "proceso natural". "La edad oprime", dijo el también religioso Georg Ratiznger, de 89 años de edad, en declaraciones recogidas por la agencia alemana de noticias, en las que comentó que el médico del sumo pontífice ha aconsejado al papa que no haga mas viajes transatlánticos. El hermano mayor del papa señaló igualmente que el sumo pontífice tiene cada vez mas dificultades para andar, lo que complica su vida pública, y subrayó que su "hermano quiere mas tranquilidad a esta edad".

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, agradeció al papa Benedicto XVI sus años de trabajo al frente de la iglesia católica y le deseó lo mejor tras su renuncia, una "decisión difícil" que dijo merece "el máximo respeto". La jefa del Gobierno alemán, que recordó el "orgullo" que sintió cuando Joseph Ratzinger fue elegido Papa hace ocho años, dio en una intervención pública urgente las "gracias" a Benedicto XVI por su pontificado y le deseo "de todo corazón" lo mejor para la etapa que se abre en su vida tras la renuncia.

Merkel consideró que la decisión de renunciar, que se hará efectiva el próximo 28 de febrero, es una cuestión "difícil" por sus implicaciones y singularidad, por lo que merece su "máximo respeto". También se mostró convencida de que el bávaro Benedicto XVI ha tomado su decisión teniendo en cuenta a la institución religiosa que preside y a sus feligreses. La canciller destacó de Benedicto XVI su "profunda cultura", que empleaba para contextualizar los asuntos que abordaba, su "vivo interés por la integración europea" y por haber impulsado activamente el "diálogo" interconfesional con "otras iglesias y religiones", como los ortodoxos y los judíos. Además, Merkel, que es protestante, indicó que a su juicio el papa alemán es "uno de los más significativos pensadores religiosos de nuestra época".

En opinión del primer ministro británico, David Cameron, serán "millones de personas" las que echarán de menos al Papa Benedicto XVI como "líder espiritual". "Trabajó incansablemente para reforzar las relaciones del Reino Unido con la Santa Sede", indicó el jefe del Ejecutivo británico en un escueto comunicado. Cameron recordó que la visita del Pontífice al Reino Unido en 2010 "se recuerda con gran respeto y cariño".

Para el arzobispo de Westminster y primado de la Iglesia Católica en Inglaterra y Gales, Vincent Nichols, Benedicto XVI ha mostrado un "gran coraje" con su decisión de renunciar y pidió rezar por el Pontífice.

En América representantes de la Iglesia católica de Perú, Paraguay, Panamá y Venezuela han manifestado también su sorpresa por la decisión de Benedicto XVI, al tiempo que han elogiado su figura y han valorado su gesto de renunciar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios