• CRUCE DE CAMINOS. Ubicado en el corazón del Poniente, los polígonos industriales complementan a la agricultura en un municipio que crece

100% alma, 100% origen Jóvenes, pujantes, trabajadores: La Mojonera

Rodeado por invernaderos y naves industriales, La Mojonera es cada vez más potente económicamente. Rodeado por invernaderos y naves industriales, La Mojonera es cada vez más potente económicamente.

Rodeado por invernaderos y naves industriales, La Mojonera es cada vez más potente económicamente.

D. A.

Escrito por

Redacción

La Mojonera es un cruce de caminos que forma parte del centro del Poniente, de ahí el nombre proveniente de los linderos que señalizaban los términos de Dalías y Felix, de los que se segregaron en su día El Ejido y Vícar. De hecho, hay datos que llevan a pensar que ese carácter fronterizo es incluso anterior, ya que el padre Tapia sugirió que la zona ocupada por el actual municipio de La Mojonera fue frontera entre la Bética y la Tarraconense desde que Augusto mandó desplazar el límite entre estas dos provincias hispanorromanas desde la desembocadura del Almanzora hasta la zona costera de Murgi.

Una situación estratégica que se mantiene en la actualidad, ya que el municipio está situado de hecho en la confluencia entre las grandes localidades del Poniente, es decir, los mencionados El Ejido y Vícar, así como Roquetas de Mar. Esa ubicación ha marcado y sigue marcando el destino de esta localidad que se configuró como municipio independiente en 1984 y que posee una de las extensiones más grandes de invernaderos de toda la provincia, con alrededor de 1.400 hectáreas.

Economía en alza

La agricultura es por tanto el principal patrimonio de este pueblo de 9.000 habitantes, tanto por sus invernaderos, como por toda la industria auxiliar entorno a este sector. Sus cuatro polígonos industriales hacen de La Mojonera el gran centro industrial del Poniente, que atrae a numerosas empresas con la consiguiente creación de puestos de trabajo. Lo que también explica la gran juventud de sus habitantes, siendo uno de los municipios más jóvenes de la provincia.

Pero más allá de ese patrimonio económico, La Mojonera también tiene sus restos históricos, entre los que destaca el viejo poblado de Colonización que dio lugar al pueblo actual. Levantado en 1958 con el nombre de Camponuevo del Caudillo, merece mucho la pena recorrerlo porque ha sabido conservar como pocos en la zona, el trazado original de sus calles y el aspecto de sus viviendas, diseñadas por el arquitecto Manuel Jiménez Varea.

De ese poblado original destaca la iglesia, caracterizada por su esbelta torre blanca, y en la que conviene conocer un retablo de la Virgen de la Fuensanta de Luis Cañadas, uno de los máximos exponentes del movimiento indaliano.

De mucho antes son otros restos como el conocido como Aljibe de las Cadenas, enclavado en un cruce de importantes rutas ganaderas hay documentación de su reparación en el siglo XVII pero se fue construido mucho antes.

Fiestas y gastronomía

Tampoco hay que olvidar el patrimonio que suponen las fiestas patronales. Dos son las fechas señaladas en La Mojonera, como son las fiestas en honor a San Pedro y la Virgen de Fátima, a finales del mes de junio, y las de la Virgen María de Venta del Viso, ambas con gran ambiente y numerosas actividades, entre las que destacan las romerías tradicionales, que en los últimos años han recobrado su esplendor con una importante participación de los vecinos.

Ese dinamismo económico que tiene, junto a unas fiestas muy arraigadas, no impiden que La Mojonera disfrute de una tranquilidad y calidad de vida propia de un pueblo, pero con numerosos servicios y la cercanía de encontrarse a un paso de la A7 y los grandes núcleos de la provincia. Es por eso que son muchas las personas que eligen La Mojonera para vivir. En esta localidad disfrutan también de otra de sus riquezas, como es la gastronomía tradicional de la zona, gracias a sus bares y restaurantes, dispuestos siempre a recibir a los visitantes con sus mejores platos y tapas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios