DIARIO DE ALMERÍA En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Duelo de sátira en la tarde

¿Ha merecido la pena el cambio de Dani Mateo en 'Zapeando'?

  • El duelo de La Sexta y Cuatro en la sobremesa es estratégico para las dos grandes privadas

Dani Mateo exhibe la bandera española en un test de humor en 'Zapeando' Dani Mateo exhibe la bandera española en un test de humor en 'Zapeando'

Dani Mateo exhibe la bandera española en un test de humor en 'Zapeando' / Atresmedia

El cambio de Frank Blanco por Dani Mateo, anunciado el pasado verano, fue visto por recelo por los espectadores de Zapeando, aunque al cabo de los meses el balance se coloca a favor del escudero de Wyoming en El intermedio: la audiencia que perdió el programa de La Sexta frente al Todo es mentira de Cuatro se ha recuperado. Se trasvasaron seguidores entre las cadenas rivales (segundos canales de Atresmedia y Mediaset) pero los registros de Mateo detectan que ha ganado fieles por su cuenta.

Su llegada fue recibida de uñas en las redes sociales, porque parecía sobreexponerse en pantalla y estaba aún latente (con un rencor excesivo) el gag de la bandera y los mocos. El 2 de septiembre, en la entrega 1.443, Mateo se ponía enla mesa de Zapeando y la dirección del espacio de Globomedia creyó que era el momento de cambiar la dinámica y eliminar la disposición de tertulia. Las críticas llovieron y se rectificó en la siguiente entrega.

El propio Dani Mateo parecía receloso de sí mismo y tardó varias semanas en sentirse y sentarse a gusto. Los chistes improvisados comenzaron a aflorar poco a poco y la complicidad fluye entre los contertulios de rasgos tan diferentes. El de El intermedio parece complementarse a todos. El cambio, de cara a cualquier espectador, ha sido beneficioso para el programa de La Sexta al cabo de los meses y demuestra que la pieza del presentador es fundamental para fijar la fidelidad y por sí sólo es capaz de cambiar tendencias.

Frank Blanco no tenía culpa en sí mismo, pero en la batalla diaria con Todo es mentira obligaba a Zapeando a mostrar revulsivos.

Hace un año el repaso televisivo de La Sexta tenía unas cifras similares a las actuales, sobre los 800.000 seguidores de media, duplicando al programa de Cuatro; pero sin embargo, en mayo, el espacio de Risto, con mucha más carga política, recortaba la distancia a menos de 200.000. Zapeando había bajado sobre los 600.000 y Todo es mentira superaba los 400.000. En este pasado lunes Mateo registraba 781.000, 6,4% y la sátira de Risto, 588.000, 4,7%. En la pasada semana la revista de La Sexta superó los 900.000.

  La segunda franja de sobremesa en estos momentos es la más competida y el duelo de ambos espacios de humor es el más llamativo aunque hay otros espacios como Sálvame y los seriales de La 1 y Antena 3 con más espectadores. Pero el duelo más estratégico es el de La Sexta y Cuatro. Ambas crecen. Y Dani Mateo ha dado un respiro a quienes confiaron en él, en una decisión que no era fácil.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios